domingo, 30 de diciembre de 2007

Su corazón se paró


Su corazón se paró en aquella estación de metro perdida del mundo. Simplemente dejó de funcionarle; como si su reloj vital hubiese estado expuesto a una larga cuenta atrás, esperando con calma el momento y el lugar adecuados. Se perdieron entre la gente que a gritos observaba como el alma se desprendía de su cuerpo, los sueños de una boda que jamás llegaría a celebrarse y los besos que nunca más podría darle. Se apresuraron en su mente las más impactantes imágenes de su vida; como un collage hecho en cinco segundos, foto tras foto, mal colocadas. Y pudo sentir la mirada de una madre que llora al ver por primera vez al hijo entre sus manos; pudo experimentar el nerviosismo de la primera cita con flores arrancadas de un parque y miradas asustadas que se pierden en el aire; pudo volver a esperar durante horas a un amor que nunca volvería a salvarla, condenando su existencia a la más completa soledad.

Su corazón se paró de repente, sin avisar. Su latido dejó de escucharse entre los gritos y los llantos, al igual que el de su interior. Una segunda vida que alimentaba cada día con la misma esperanza con la que esperaba que algún día regresase en su búsqueda. La vida de su hija, y la de aquel fantasma que vagaba cada día en sus recuerdos.

Tras cinco segundos perdió la noción, el sentido, la vida. Nunca más podría viajar entre colores y reconstruir sonrisas. Nunca más despertaría ahogada por el llanto, con la almohada empapada en rabia y agonía. Nunca más, porque se había dejado morir; porque su elección había sido la de abandonar el mundo sin despedirse de nadie.

Su corazón se paró, y dejó de sufrir.

domingo, 23 de diciembre de 2007

Para ti


Cuando ya no me queda nada, más que un grito ahogado en el fondo del alma.
Cuando ya se me agotan de usarlas las fuerzas y el corazón me llora de rabia gastada.
Cuando en mis tristezas surgen las sonrisas, esperanzadoras, escritas, plasmadas.
Y el viento me azota fuerte en la mirada, plasmando ilusiones ya desdibujadas.
De pronto apareces, creando esperanzas
Abrazando lágrimas en mi ser guardadas.
De pronto renaces las puestas de sol
Haciendo que crea de nuevo en amor.

Cuando por mis letras se seca la tinta y mi pluma agotada no halla inspiración.
Cuando las palabras sobran de mi mente y se alejan distantes sin explicación.
Cuando en mis entrañas yo siento el vacío y la oscuridad surge en mi habitación.
Regresas, me invades y creas de nuevo la más tierna imagen, bella sensación.
Me olvido de todo, me haces recordar,
Que para mi sed siempre serás el mar.
Me olvido de todo, vuelves a encontrar,
En mí ese sentido que no supe hallar.

Para ti mis versos.
Mi dulce ilusión.
Para ti los besos.
La composición.

martes, 18 de diciembre de 2007

Tras mi ventana


Tras aquella ventana puedo verte a lo lejos. Pensamientos rasgados me invaden, sentimientos confusos se extienden lentamente.

Toco el cristal y es frío, como tu propio corazón, congelado por el impacto de la verdad, comprobada a latigazos no esperados. Puedo verlo en tu cara, puedo sentirlo desde aquí, desde la ventana abierta… Puedo sentir como nace en ti, confundiéndote…

Nunca te lo dije, ni tan siquiera yo lo supe hasta hoy. Pero siempre estuve aquí, entrelazando mis dedos entre las mil palabras que quisieron desprenderse de mí para anidarse en ti.

Siempre te vi, como lo anhelado, lo imposible, la lucha inútil. Y aún así permaneciste en cada sueño. Robándome las noches sin que me diera cuenta. Haciéndote dueño de mis más profundos pensamientos.

Cuántas veces habré tratado de encontrarte en mi silencio.

Cuántas veces te habré mirado desde aquí sentada…

Pero ahora lo sé, y tú lo sabes. Nuestra canción sólo sonó por un minuto, y el resto no fue más que nuestro empeño por repetirla constantemente.

martes, 11 de diciembre de 2007

Ti regalerò una rosa- Simone Cristicchi




Ti regalerò una rosa
Una rosa rossa per dipingere ogni cosa
Una rosa per ogni tua lacrima da consolare
E una rosa per poterti amare
Ti regalerò una rosa
Una rosa bianca come fossi la mia sposa
Una rosa bianca che ti serva per dimenticare
Ogni piccolo dolore


Mi chiamo Antonio e sono matto
Sono nato nel ’54 e vivo qui da quando ero bambino
Credevo di parlare col demonio
Così mi hanno chiuso quarant’anni dentro a un manicomio
Ti scrivo questa lettera perché non so parlare
Perdona la calligrafia da prima elementare
E mi stupisco se provo ancora un’emozione
Ma la colpa è della mano che non smette di tremare


Io sono come un pianoforte con un tasto rotto
L’accordo dissonante di un’orchestra di ubriachi
E giorno e notte si assomigliano
Nella poca luce che trafigge i vetri opachi
Me la faccio ancora sotto perché ho paura
Per la società dei sani siamo sempre stati spazzatura
Puzza di piscio e segatura
Questa è malattia mentale e non esiste cura


Ti regalerò una rosa
Una rosa rossa per dipingere ogni cosa
Una rosa per ogni tua lacrima da consolare
E una rosa per poterti amare
Ti regalerò una rosa
Una rosa bianca come fossi la mia sposa
Una rosa bianca che ti serva per dimenticare
Ogni piccolo dolore


I matti sono punti di domanda senza frase
Migliaia di astronavi che non tornano alla base
Sono dei pupazzi stesi ad asciugare al sole
I matti sono apostoli di un
Dio che non li vuole
Mi fabbrico la neve col polistirolo
La mia patologia è che son rimasto solo
Ora prendete un telescopio… misurate le distanze
E guardate tra me e voi… chi è più pericoloso?


Dentro ai padiglioni ci amavamo di nascosto
Ritagliando un angolo che fosse solo il nostro
Ricordo i pochi istanti in cui ci sentivamo vivi
Non come le cartelle cliniche stipate negli archivi
Dei miei ricordi sarai l’ultimo a sfumare
Eri come un angelo legato ad un termosifone
Nonostante tutto io ti aspetto ancora
E se chiudo gli occhi sento la tua mano che mi sfiora


Ti regalerò una rosa
Una rosa rossa per dipingere ogni cosa
Una rosa per ogni tua lacrima da consolare
E una rosa per poterti amare
Ti regalerò una rosa
Una rosa bianca come fossi la mia sposa
Una rosa bianca che ti serva per dimenticare
Ogni piccolo dolore


Mi chiamo Antonio e sto sul tetto
Cara Margherita son vent’anni che ti aspetto
I matti siamo noi quando nessuno ci capisce
Quando pure il tuo migliore amico ti tradisce
Ti lascio questa lettera, adesso devo andare
Perdona la calligrafia da prima elementare
E ti stupisci che io provi ancora un’emozione?
Sorprenditi di nuovo perché Antonio sa volare

lunes, 10 de diciembre de 2007

Esta noche te soñé...


Esta noche te soñé.
Quise encontrar tus ojos con los míos.
Quise decirte tres mil palabras en un verso.
Quise con tu calor, apagar mi frío.

Es difícil de explicar, el sentido de este sueño.
Sólo sé que junto a ti, conseguí acallar mis miedos.
Es difícil afirmar, que te convertiste en dueño,
De mi vida, de mi alma; de mi completo silencio.

Esta noche te soñé.
Caminando entre las nubes.
Acariciando palabras, creando nuevos colores.

Esta noche te soñé.
Bailando entre amaneceres.
Dibujando por mi pecho, dos mil quinientos placeres.

Apagaste las estrellas, para encenderlas en mí.
Y pude crear planetas, a tu lado y frente a ti.
Bailaste entre sensaciones, solo halladas en canciones.
Compusiste en mi interior, un millón de sensaciones.

Esta noche te soñé.
Te soñé por un momento.
Y cuando iba a besarte,
Sentí mis ojos abiertos.

jueves, 6 de diciembre de 2007

Carta de adiós II


Querido amor:
Hoy he vuelto a despertar con los ojos bañados en lágrimas, hoy he vuelto a buscarte entre mis sueños esperando con ansia ver tus ojos frente a mí, ver tus labios acercarse a los míos, y volver a perderme en ti como hacía cada noche…
Se que me juré una y mil veces no volver a escribirte jamás. Se que prometí no acordarme de los momentos que vivimos juntos, no acordarme de las tardes recostada en tus rodillas, escuchando la dulce melodía de tu voz, mientras regalabas a mis oídos la poesía más hermosa. Pero aunque con todas mis fuerzas he intentado echarte al olvido, te juro mi amor que no he podido y que mi alma se ha negado. Te juro que sin ti mis días son eternos, que he querido volver amar, que he deseado acurrucarme en otros brazos, que he buscado la dulce miel de otros labios… pero mi mundo sin ti ya no es el mismo, y a veces me gustaría volar y escaparme para estar cerca de ti, allá en el cielo dónde todo es perfecto.
Hoy he vuelto a despertar temblando, empapada en sudor y con el corazón ardiendo, intentando no gritar tu nombre al viento, esperando salir de esta pesadilla que es tu ausencia. Te sigo amando, te sigo recordando… Porque mi corazón te pertenece, porque sigue siendo tuyo, y nunca ha dejado de serlo. Porque te amo, hoy más que nunca.
Y no es justo. No es justo que Dios me haya otorgado este dolor. ¿Por qué te aparto de mí? ¿Por qué tú y no yo? Tenías tantas cosas buenas que ofrecer al mundo, que a veces me siento egoísta por haber sido la única capaz de verlas.
Siempre te agradeceré lo que me has dado. Tú me devolviste la felicidad, encendiste de nuevo la llama que se estaba apagando en mi interior, iluminaste mi camino en la oscuridad, me recordaste lo que es amar.
Y hoy mi amor, te echo más de menos que nunca. Tan solo pido al cielo que me calme las heridas que no se han cerrado, que no permita que me ahogue en esta pena un día más. Desearía cerrar los ojos y no volver a abrirlos, para quedarme eternamente caminando contigo entre mis sueños…
Te quiere, tu ángel.

Carta de adiós


Querido amor:

He decidido escribirte por última vez, porque se, que por mucho que intente aferrarme a tu recuerdo este nunca te devolverá a mi. Desde que el cielo te arrancó de mis brazos, no ha pasado ni un solo día en el que no me culpase por todos aquellos momentos perdidos, por todos los besos que no te di, por todos los sentimientos que no supe expresarte.

Cuando estaba triste y pensaba que había tocado fondo, me asomaba por la ventana y miraba las estrellas pensando que quizá tú fueras alguna de ellas y bajaras a calmar mi dolor. Hoy es el día en que me acuerdo de esos momentos y siento pena; pena de mí por ser tan ingenua, pena de mí por creer en un milagro que jamás sucedería. Sin embargo se que tú mi amor, jamás te alejaste mi, jamás me dejaste del todo.

Cuando por fin creí que mi vida estaba acabada, que mi vida ya no daba más de sí, apareció él, ganando mi confianza, avivando el amor que se apagaba en mi interior. Y yo, que aunque sentía que estaba traicionando a tu amor, no pude evitar enamorarme de el. Jamás podré amar a alguien de la misma manera en que te amé a ti, pero eso no significa que no pueda amarlo de una forma diferente.

No me guardes rencor allá donde estés mi amor, porque sabes que tú siempre vivirás dentro de mí, aunque Dios no me deje estar a tu lado. Te pido que comprendas que él apareció en mi vida, y que lo amo, y que no puedo permitirme el lujo de dejarlo ir. No debo. No quiero.
Esta es la última carta que te escribo, porque se que es lo mejor, porque se que esto no tiene ningún sentido.

Mi ilusión ahora es poder devolverle a él, la felicidad que me ha dado en estos últimos meses. Y tú, amor, seguirás vivo dentro de mi corazón por siempre jamás.

Hasta siempre

Te quiere, tu ángel

miércoles, 5 de diciembre de 2007

Así eres tú


Como la bella caricia en mi corazón.
Así eres tú.
Del repertorio siempre la mejor canción.
Así eres tú.


Como el rayo de sol, en los días nublados.
Así eres tú.
Como en las noches de insomnio, el relato contado.
Así eres tú.


Suspiro intacto en la histeria profunda.
Son tus ojos los que calman las heridas ocultas.
Son tus manos las que se pierden a través de mi cintura.


Como la fórmula exacta para el mayor dilema.
Así eres tú.
Como el verso perfecto de este poema.
Así eres tú.


Como el completo orden en mi desorden.
Así eres tú.
Como el sentido en mis días y mis noches.
Así eres tú.


Caricia etérea en cada una de las madrugadas.
Son tus labios los que ansío desesperada.
Son tus palabras la vitamina esperada.


Y así eres tú. Y así te quiero.
En cada una de mis lunas por siempre te espero.

When september ends...

Todo escritor aficionado o no, siempre tiene una canción que le inspira. Y ésta es la mía...

El valor de la amistad


Un día escuché a alguien decir: “Estés donde estés, son tus amigos los que hacen tu mundo”. Aquella frase me hizo pensar en muchas cosas, entre ellas, en el gran significado que tiene para mí la amistad, y en lo importantes que son para mí mis amigos.


Cierto es, que aquel que tiene un amigo, posee un tesoro, pues al fin y al cabo ellos ayudan a escribir mi historia, además de formar parte de ella. Si alguien me preguntara si creo en el destino, mi respuesta sería sí, pero con pequeños matices. Pues aunque haya cosas que estén predestinadas, finalmente somos nosotros los que marcamos la línea que queremos seguir, y los que decidimos que camino elegir. Los amigos forman parte de esta decisión pues son la clave relevante.


Un amigo es aquel que es capaz de saber cómo te sientes sin que pronuncies palabra. Que no pregunta y se conforma con aquello que quieras contar. Que te presta su hombro en el momento en el que deseas llorar. Que sonríe al verte feliz. Que te abraza en un momento inesperado. Que desea siempre lo mejor para ti. Que es capaz de abrirte los ojos aunque duela (pues ya estará él para intentar curarte). Que te quiere conociendo lo peor de ti. Que habla contigo cuando tiene un problema antes de criticarte por detrás. Que te hace entender que vivir, merece la pena.


Cuando dicen que los verdaderos amigos se pueden contar con los dedos de una mano, casi nunca se confunden, y por esa misma razón, debemos cuidar la amistad alimentándola un poco más cada día, para que crezca y evolucione al mismo tiempo. Para que perdure y no se pierda en el camino. Porque al fin y al cabo, los amigos, los de verdad, son los que siempre estarán ahí, aunque por alguna razón no podamos verlos.


Esto no es sólo para mis amigos, sino para todos vosotros. Porque se, que nunca viene mal que nos recuerden la verdadera importancia que tienen en nuestra vida, en nuestra historia, en nosotros mismos.

martes, 27 de noviembre de 2007

Qué fácil


Qué fácil es para ti decir que todo acabó.
Con los ojos empañados quise afrontar el adiós.
Qué sencillo es para ti, pensar que ya no hay remedio.
Para mí, siento decirte, siempre hubo un término medio.

De la noche a la mañana decidiste suicidarnos,
Poner fin a nuestros besos, extinguirlos; separarlos…
De la noche a la mañana tu cariño se hizo hielo,
Y me dejaste caer, desde el cielo al mismo suelo.

Las estrellas se apagaron con la huída de tus versos.
Mis palabras caminaron entre dos mil universos.
El cariño se ha escapado tras el encuentro anhelado.
Pues para ti no funciona y todo esto ha acabado.

Qué sencillo fue quererte,
Qué difícil será odiarte.
Para siempre en mi recuerdo,
Serás mi lejano amante…

Apareciste




No te esperaba y tú me encontraste.
Removiendo todo un mundo en tan sólo un instante.
Derrumbaste la barrera de mi corazón blindado.
Y me robaste los besos que yo tenía guardados.

Sin quererlo apareciste y no pude reaccionar,
Pues tus manos ya se hallaban en mi mundo de cristal.
Como una fiel acuarela te dibujaste en mi cuerpo,
Empezando por mis manos para acabar en mi pelo.

Compusiste melodías que para mí no existían,
Inspiradas por mis curvas y mi escondida agonía.
Iluminaste sonrisas con la luz de tu mirada,
Y devolviste la fuerza a mi alma ya cansada.

Me dijiste sin hablarme lo grande que era tu amor.
Y en silencio de mi cuerpo se desprendió mi valor.
Te miré por un momento sin saber bien que decir.
Y finalmente lo dije: Yo te quiero siempre aquí.

viernes, 23 de noviembre de 2007

Antes y después


El año pasado un profesor nos explicó que hay acontecimientos que marcan un antes y un después en la vida de cada uno. Cuando un hecho de gran importancia o un cúmulo de grandes hechos, irrumpen en nuestra vida captando nuestra total atención, desarrollamos en nuestra mente diversas opciones con las que asumir el problema. En ciertas ocasiones la gravedad que conlleva nos hace sumirnos en una absoluta desesperación. Por un lado podemos romper con todo lo establecido y por otro podemos conformarnos con ello.

Yo decidí romper con todo. Mi mentalidad, mi experiencia en la vida, mi carácter y mi naturaleza me impiden pensar ni por un segundo en conformarme. No puedo. No quiero. No sé. Por supuesto este tipo de decisiones generalmente traen consecuencias dolorosas en parte. Pero estoy cansada. Cansada de atar cada vez con más fuerza el nudo de la venda que cubría mis ojos. Por ello decidí romperlo y tirar al cubo de la basura todas aquellas veces en que fui una absoluta ignorante.

Sé que nunca sabrás del dolor que me estás causando. Del sufrimiento que es darme cuenta cada día de lo real que es esto. De la impotencia que me causa el hecho de que no seas capaz de escuchar más que tu propia voz. Y a pesar de saber todo esto, te diré que más dolor, más sufrimiento y más impotencia causa en mi corazón el saber que durante años y años he sido una completa engañada.

Puede sonar cruel, puede que nadie lo entienda. Pero sinceramente, sólo busco que seas tú quien posea la capacidad de comprender lo que escribo. Aunque sé que nunca llegarás a leer esto, y que tu orgullo jamás te permitirá rebajarte. Que triste ¿no crees?

Hoy es el día en que decidí crecer, y el día en el que comprendí que habías marcado por fin un antes y un después en mi vida. Pero nunca pensé que lo harías de esta manera. No te cierro la puerta. La dejaré entreabierta por si en algún momento decides comportarte como la persona adulta que eres. Hasta entonces yo viviré tranquila.

P.D: Realmente hay asignaturas que sirven para algo. Este profesor también nos enseñó que la comunicación es la clave para alcanzar cualquier acuerdo y para alcanzar un consenso aunque las diferencias fueran insalvables. Sin embargo, hasta ahora sólo has demostrado que para entenderse contigo no existe ningún tipo de comunicación.

Reloj no marques las horas...





Creo que hoy en día, todos somos conscientes de la importancia del tiempo. Hay miles de expresiones en las que el tiempo figura como el factor más importante; tales como: ¡Ojalá el tiempo se parara! ¡Cómo pasa el tiempo! ¡El tiempo lo cura todo!... Sin embargo, no pretendo hablar sobre esas expresiones, sino profundizar en la relevancia que esta palabra (tiempo) ha pasado a tener en mi vida.



En muchas ocasiones tengo la sensación de que carezco del tiempo suficiente para hacer todo lo que quiero hacer. Porque para mí, a veces, sólo a veces, 24 horas al día no son suficientes. El día termina dando paso a la noche y una vez en la cama, te das cuenta de que en realidad, no te ha sido posible terminar todo lo que tenías pendiente. Hay otras ocasiones, en que el tiempo sobra, y parece que todos los relojes del mundo, han llegado al acuerdo común de dejar de funcionar, haciendo que el día parezca una eternidad. Y tras ello, fluye en nosotros el completo aburrimiento.


Pero a lo que pretendo llegar con esto, es a la rapidez con la que pasa el tiempo haciéndonos crecer, cambiar y sólo a algunos, madurar. Si miro atrás, parece que fue ayer cuando jugaba con Natalia a montar un restaurante o a cortar el pelo a las muñecas; parece que fue ayer cuando viajaba sola por primera vez al extranjero, entraba en una discoteca, me enamoraba a primera vista, sufría las consecuencias de un desamor o dejaban de ponerme hora. Y aunque sea cierto que realmente han pasado años de aquello y ahora soy una persona distinta, en mi memoria, siempre seguirá siendo ayer cuando ocurrían todas esas cosas.



Con el tiempo aprendes (y por mi edad puedo permitirme decirlo), que el tiempo es un regalo. Con el tiempo aprendes, que cada momento vivido aporta algo en tu vida, y que por ello, debes exprimir cada segundo y procurar guardarlo en tu memoria el tiempo suficiente. Con el tiempo aprendes, que posees la capacidad de convertir horas en días, y días en horas. Porque al fin y al cabo, somos nosotros los que decidimos, qué hacer, o como emplear nuestro tiempo.


Finalmente, el tiempo es capaz de curarlo todo, pero creo que es importante, que todos y cada uno de nosotros, tengamos claro que no es el tiempo el que nos hace olvidar, dejar de sentir o encontrarnos mejor. Sino nuestra propia capacidad de saber emplear ese tiempo, esforzándonos lo máximo posible en convertir los momentos en recuerdos, y en saber, que siempre hay un camino que nos lleva hacia delante. Luego tú decides, seguir ese camino o permanecer sentado a la espera de que el pasado, se convierta de nuevo en presente.

miércoles, 7 de noviembre de 2007

¿Qué debo hacer?


¿Qué debo hacer con este sentimiento que me invade? Ya no puedo controlarlo. Ya no soy lo suficientemente fuerte. Ya mi corazón te late y mis pensamientos te sueñan. Ya tu reflejo me invade en cada una de mis imágenes.


¿Qué debo hacer para acabar con ello? Me persigue en cada uno de mis pasos. Me despierto imaginándolo, dibujándolo, añorándolo... Me desespero esperándolo. Y es así cómo no pretendo que sea.


¿Qué debo hacer para escoger sin equivocarme? Si alguien posee la respuesta... que venga pronto a salvarme...


I'm here for you...


Es difícil calcular cuánto tiempo necesita cada persona para superar un desamor, pues cada corazón es distinto, y único, y por tanto, siente de forma diferente al resto. Algunos poseen esa facilidad de cortar por lo sano, de dar el gran paso de odiar, de simplemente cerrar los ojos para no ver lo que sucede a su alrededor. Otros, sin embargo, se aferran a los recuerdos que un día les pertenecieron, momentos que guardan como tesoros intactos, que clavan en su mente como una puerta a la esperanza…


Una y mil veces te esforzaste en convencerme de que todo había terminado, y le habías olvidado. De que ya no formaría más parte de tu vida y empezarías a vivir, sin volver a permitir que la tristeza te embargara. Pero una y mil veces jamás tuve la opción de creerte, pues los hechos me demostraban lo contrario a tus palabras.


Nunca supe entenderlo hasta que me vi en tu lugar. Incapaz de olvidar, incapaz de deshacerme de todos los sentimientos que se empeñaban en permanecer, y en formar parte de mí. Yo, al igual que tú, tampoco supe cortar por lo sano, también mantuve la pequeña esperanza, también me horroricé con lo que encontré a mi alrededor al abrir los ojos.


Por ello, porque te quiero, porque te entiendo, porque aunque son historias muy distintas, y reacciones muy diversas las que hemos tenido ante la situación que tuvimos que afrontar, necesito que sepas que estoy aquí, para apoyarte, para huir si es lo que quieres, para luchar si te ves con fuerzas, para llorar si necesitas hacerlo, y para reír siempre que puedas.


Porque no estás sola y necesito que lo sepas.

miércoles, 17 de octubre de 2007

Mi propia vida




“Por un instante sentí que el aire comprimía mis venas.

Y quise cerrar los ojos para no despertar jamás, para no pensarte nunca y te borraras de mis versos.

Sin querer noté como una lágrima se desprendía por mi mejilla y despintaba aquel papel que cubría nuestra historia, nuestra vida en común.

Sin querer quise aferrarme a cada uno de los recuerdos que dejábamos atrás, y clavarlos en mí, para que no se alejasen nunca.

Pero el tiempo lo cambia todo, y los minutos pasan, las horas pasan, los días pasan y de repente una noche mirando al infinito supe que ya no había vuelta atrás. Que mi corazón jamás podría amarte de nuevo y que nunca más formarías parte de mi pequeño universo.

Pude comprobar cómo nuevos sentimientos se posaban en mí, cual mariposa encantada y supe al fin que tras aquella puerta que se cerró a cal y canto tras nuestro adiós, estaba mi vida, mi propia vida."

martes, 16 de octubre de 2007

Y soñaré


Shh, no preguntes. Solo abrázame.
Abrázame fuerte hasta que pueda escuchar como late tu corazón...

Y soñaré que despierto y te veo, te toco, te siento.
Soñaré que mi respiración se pierde en tu pelo, que la tuya empapa mi pecho y que hablaremos con miradas usando el lenguaje de las caricias....
Y soñaré que un día despierto y eso es real... y soñaré que camino de tu mano, y que no hay nada más a nuestro alrededor.
Nada que pueda interrumpir nuestro sueño, nada que nos moleste.
Y soñaré que te tengo frente a frente, y que sonríes a mi lado. Que eres siempre feliz, que te hago siempre feliz....
Y soñaré que soñamos nuestro sueño, y creeré que crees que soñamos.

Quiero que las murallas de mi castillo te protejan, que nadie más te vuelva a hacer daño que nadie confunda lo que sientas y pasear por el patio de armas, y ver atardecer desde lo alto d la torre, abrazados, y que nuestra piel sea una sola, para que nuestras miradas se crucen, sin saber, que después despertaremos del sueño, y volverán a encontrarse.


Y soñaré que despierto recostada sobre tu pecho, y que despierto de este sueño con un beso tuyo.
Soñaré que todo esto es real, que nada es imposible, y que somos capaces de conseguirlo.
Soñaré que la distancia no es tan larga, y que a cada paso que de te econtraré a mi lado, conmigo, protegiéndome... como solo tú sabes hacerlo.
Y soñaré que de verdad vale la pena, y que mis dudas se disipan de una vez por todas... dejándome sólo verte a ti.

Voy a cerrar los ojos


“Hoy voy a cerrar los ojos para pensar en ti.
Para imaginarte esbozando una sonrisa.
Hoy voy a cerrar los ojos para imaginarte así,
con esa jovialidad que me hace tan feliz.


Porque soy tan tuya que hasta mi corazón te late.
Porque soy tan tuya que hasta mis ojos te lloran.
Porque soy tan tuya que hasta mi piel te siente.
Porque soy tan tuya que hasta mis manos te tocan.


Hoy voy a cerrar los ojos para sentirte en mi oscuridad.
Para susurrarte un “te quiero” sin que puedas verme.
Para poder besarte toda una eternidad.
Hoy voy a cerrar los ojos para que puedas tenerme.


Y están más llenos mis días desde que apareciste,
Haciéndome feliz, solo como tú sabes.
Y son menos largas las horas cuando hablo contigo,
Porque el tiempo vuela, entre palabras distantes.


Hoy voy a cerrar los ojos para imaginarme contigo,
Y cierra tú los tuyos, nos vemos a mitad del camino."

Contaré


“Y contaré con los dedos de una mano los minutos que me quedan para verte.

Y sonreiré al caminar hasta tu lado, y correré para por fin poder tenerte.

Lucharé contra las dudas, contra el destino y contra el viento.

Soñaré con tus caricias, tus abrazos y tus besos.

Y contaré con los dedos de una mano, los segundos que me quedan para oírte.

Para escuchar tu voz perdiéndose en el tiempo.

Para escuchar la dulce melodía de tus cuentos.
Y recordar por siempre la poesía de tus sueños.

Yo confiaré, confiaré…En que me amas, en que te amo… en que todo podrá ir bien…”

Adiós


"Era lo que tenía que hacer. Por fin puedo estar tranquila. Por fin fuimos sinceros el uno con el otro. Por fin dejamos atrás el orgullo para dar paso a la sinceridad…


Pudimos hacerlo mejor. Pudo haber sido distinto. Pero por alguna razón, las cosas no fueron a más, y no había más remedio que aceptarlo. No se pueden volver a cerrar los ojos. No podemos volver hacia lo que nunca fue y pudo haber sido. No era lo que tenía que pasar.


Y no hay rencor en mi corazón a pesar de todo. No quiero recordar lo malo. Y me limitaré a pensar en los buenos momentos, en los que creímos ser algo más que amigos. Siempre lo recordaré como una bonita equivocación.


Ahora que nada nos ata. Ahora que de una vez somos conscientes de que nuestro cariño va por caminos distintos. Solo espero que comiences a creer. Porque tener fe no es malo."


21/5/2007

lunes, 15 de octubre de 2007

El paseo de los enamorados.


En uno de los rincones del Parque Güell de Barcelona, podemos encontrar el famoso paseo de los enamorados, donde la magia se despierta en cada uno de los corazones que lo recorren.


¿Y qué es estar enamorado? ¿Quién podría describirlo?

Tal vez fuera un gran error tratar de describir un sentimiento tan intenso. Tal vez nos faltaran las palabras a la hora de explicarlo. Tal vez si pudiésemos hacerlo no estaríamos enamorados. Tal vez, sólo tal vez.


Nadie dicta unas normas, y nadie nos da un manual para amar correctamente. Sí, sería horrible si eso ocurriera. Sería un falso amor, aunque más fácil, más sencillo… Pero al fin y al cabo, nunca real.

En cada uno de mis pasos, me dejo llevar por la intensidad que las paredes desprenden, y la majestuosidad del parque en el que se encuentra.


Porque las leyendas, son simplemente leyendas, pero en ciertas ocasiones, ayudan a alimentar la fe.

Grita



Grita


Grita alto para que todo el mundo te escuche. Grita para demostrar que tu corazón aún sigue vivo. Para que el universo entero sepa que jamás te rendirás. No ahora. Aún queda mucho por hacer. Aún quedan muchas piedras con las que tropezar, con las que caer, con las que aumentar tu sabiduría.


Grita. Grita cuando tengas miedo. Cuando sientas que tu mundo se derrite porque el sol es demasiado intenso. Cuando ya no puedas más. Cuando ya no quepa más agua dentro del vaso y explote, y los cristales queden desperdigados en mitad del camino.

Grita, Grita cuando no puedas ser más feliz. Cuando unas todas aquellas alegrías que tu alma alberga. Cuando quieras saltar, y saltar, y saltar hasta que tu cuerpo se agote y un sudor frio recorra tu frente. Cuando tu vida sea una canción constante que jamás deja de sonar. Cuando no puedas parar de sonreír.

Grita. Grita cuando te veas obligada a decir adiós a alguien de quien no quieres despedirte. Cuando con un abrazo logres parar el tiempo. Cuando un beso despierte todas aquellas mariposas que dormían en tu estómago. Cuando al cerrar los ojos no puedas ver más que su rostro, perfecto, vacío, sin ganas… Cuando levantes la cabeza del suelo y seas capaz de mantenerte en pie.

Grita. Cuando quieras. Cuando puedas. Cuando lo necesites.



Cada persona es única. Nadie es pequeño e insignificante. Siempre habrá alguien que te demostrará lo grande que eres. Siempre habrá alguien que escuchará tus gritos… Alguien que saldrá a buscarte para gritar contigo.

jueves, 11 de octubre de 2007

J.L.Borges


Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma; y uno aprende que el amor no significa acostarse y que una compañía no significa seguridad, y uno empieza a aprender...


Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas, y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos, y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes... y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.


Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado, hasta el calor del sol quema. Así que uno planta su propio jardín y decora su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores.Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno realmente vale, y uno aprende y aprende... y con cada día uno aprende.


Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.Con el tiempo comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.


Con el tiempo te das cuenta de que si estás al lado de esa persona sólo por acompañar tu soledad, irremediablemente acabarás deseando no volver a verla.


Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado sólo de amistades falsas.


Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida.Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es sólo de almas grandes.


Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo duramente, muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual.


Con el tiempo te das cuenta de que aunque seas feliz con tus amigos,algún día llorarás por aquellos que dejaste ir. Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible."

La princesa


“Y la princesa lloró. Pero de felicidad. Por fin había encontrado el camino de vuelta a casa; el camino hacia él.

Porque su felicidad se encontraba sentada en un banco junto al príncipe que con paciencia había sabido esperarla.

Porque con valor había ido recogiendo los pedazos rotos de un corazón muchas veces golpeado.

Porque todos esos pedazos escribieron un “te quiero” al lado de su nombre, el del príncipe…


Porque por una vez fue el amor quien la encontró a ella, y no a la inversa.

Y la princesa lloró. Bailando entre sonrisas compartidas, y abrazos tan anhelados como las noches de verano.

Y el príncipe secó sus lágrimas, por primera vez dulces, para susurrarle al oído: No temas. Dame tu mano. Vayamos juntos a contemplar las nubes…”

miércoles, 10 de octubre de 2007

Mi reflejo


En ciertas ocasiones debemos mantenernos al margen; dejar de permanecer en el centro de la foto y apartarnos a un lado para permitir que poco a poco todo vuelva a la normalidad.


Siempre crei en la sinceridad y en lo que esto suponia. Siempre crei que engañarme a mi misma o intentar engañar a los demas, a la larga no trae mas que problemas. Pero a veces, solo a veces, me gustaria poder mentir, fingir que nada ha cambiado y que mis sentimientos son una mera farsa. Y aunque se que es imposible, me gusta mantener esa idea en mi cabeza.


Alguien dijo alguna vez, que los seres humanos por naturaleza, siempre deseamos lo que no podemos tener, aquello que no esta a nuestro alcance. En parte ese señor o señora tenia razon desgraciadamente. Nadie dijo que la vida fuera un camino de rosas, porque nadie seria capaz de contar una mentira de semejante tamaño.


Si. La vida es dura. Pero es en esos momentos de debilidad, cuando debemos mirarnos a los ojos nosotros mismos, y darnos cuenta una vez mas, de que luchar es necesario, de que seguir caminando es necesario. Porque aun quedan muchas piedras con las que tropezar, y muchos errores de los que aprender.


Por ello hoy, me mirare en mi reflejo, y le mostrare al mundo una de mis mejores sonrisas.

A través de un agujero


Es sorprendente el hecho de poder ver a través de algo tan pequeño como un simple agujero, algo tan grandioso como el Vaticano.


Es como en la propia vida, cuando algo diminuto como es un gesto, llega a convertirse en algo grande; llega a cambiarlo todo de una manera impresionante.


Hay personas, que jamás lograrán expresar o decir con claridad lo que están sintiendo, y sin embargo hay otras que no dudan, que se arriesgan, que luchan. Yo podría decir que he llegado a formar parte de esos dos tipos de persona; de las que se callan, y de las que hablan.


Cada una de las partes tiene sus ventajas e inconvenientes. Callar te sirve para evitar preguntas y un posible daño o rechazo. Hablar te sirve para intentar conseguir lo que quieres. Sin embargo, hay ocasiones en que hablar demasiado o tempranamente será la causa de un fracaso.


Si observo mi vida desde ese pequeño agujero, podré ver como lo bueno arrasa todo lo malo. Por otro lado, no logro evitar sentir que algo ha fallado; que yo he fallado.


Nadie nos dijo que la vida fuera sencilla. Hoy estás arriba, y mañana estás abajo. Es similar a una montaña rusa en la que nos encontramos con continuos altibajos que lo cambian todo repentinamente, hasta nuestro propio modo de pensar.


Siempre he hablado de lo mucho que te enseña el caer, de lo mucho que se aprende de los errores cometidos. Y hasta hoy me había gustado la sensación de pensar de esa manera, de creer que lo malo al fin y al cabo terminará aportando algo bueno.


Pero un día cierta amiga me hizo una pregunta que me hizo pensar: ¿Cuánto tiempo estás dispuesta a malgastar aprendiendo de tus errores? Obviamente no supe contestar.


Ahora tengo mi propia respuesta. Ni un solo minuto más.

martes, 9 de octubre de 2007

Right where you want me


*No puedo explicar, como me haces perder la cabeza.Inesperadamente. A cámara lenta.Mi imaginación está intentando mantener mi cuerpo tranquilo.Pero apenas puedo resistir la emoción.*



“Viajando entre calles construidas en el mismísimo cielo. Rozando tu espalda tan solo con mi imaginación. Sin apenas tocarte, sin apenas tenerte.


Creyendo que te encuentras a mi lado una vez más, respirando palabras desde lejos. Susurrando te quieros ya olvidados. Ansiando una madrugada más, una caricia más y un beso de aquellos que te desgarran el alma.


Desatando en silencio cada uno de los botones, cada brote de la pasión. Imaginando tus manos… en mis manos; y tus dedos en mis labios…


Eres mi fuego en los otoños fríos, y el hielo en los veranos más cálidos. Eres mi fruta prohibida. La tentación personificada. Y mi cuerpo es más débil en cada segundo…


Yo deseo pecar, pecar a tu lado.”

Parlami d'amore


Coprimi la testa con la sabbia sotto il sole,
quando pensi che sian troppe le parole.
Dimmi se c'è ancora sulle labbra il mio sapore
quando pensi che sian troppe le paure.

Parlami d'amore se
quando nasce un fiore mi troverai
senza parole amore.
Parlami d'amore se
quando muore un fiore ti troverai
senza respiro amore.

Molla il tuo castello tra la rabbia sabbia e sole
Quando pensi che sian dolci le parole
Dici che c'è ancora sulle labbra il mio sapore
quando pensi che sian andate le paure

Parlami d'amore se
quando nasce un fiore mi troverai
senza parole amore.
Parlami d'amore se
quando muore un fiore ti troverai
senza respiro amore.

Tu dimmi quante alternative vuoi
se quando parlo non mi ascolti mai,
amore...

Fra tutte, quale alternativa sei?
amore...

senza piu parole
senza piu paure

Tu...
Parlami d'amore se
quando nasce un fiore mi troverai
senza parole amore.
Parlami d'amore se,
quando muore un fiore ti troverai
senza respiro amore.
Senza parole amore
Senza respiro amore