viernes, 23 de noviembre de 2007

Antes y después


El año pasado un profesor nos explicó que hay acontecimientos que marcan un antes y un después en la vida de cada uno. Cuando un hecho de gran importancia o un cúmulo de grandes hechos, irrumpen en nuestra vida captando nuestra total atención, desarrollamos en nuestra mente diversas opciones con las que asumir el problema. En ciertas ocasiones la gravedad que conlleva nos hace sumirnos en una absoluta desesperación. Por un lado podemos romper con todo lo establecido y por otro podemos conformarnos con ello.

Yo decidí romper con todo. Mi mentalidad, mi experiencia en la vida, mi carácter y mi naturaleza me impiden pensar ni por un segundo en conformarme. No puedo. No quiero. No sé. Por supuesto este tipo de decisiones generalmente traen consecuencias dolorosas en parte. Pero estoy cansada. Cansada de atar cada vez con más fuerza el nudo de la venda que cubría mis ojos. Por ello decidí romperlo y tirar al cubo de la basura todas aquellas veces en que fui una absoluta ignorante.

Sé que nunca sabrás del dolor que me estás causando. Del sufrimiento que es darme cuenta cada día de lo real que es esto. De la impotencia que me causa el hecho de que no seas capaz de escuchar más que tu propia voz. Y a pesar de saber todo esto, te diré que más dolor, más sufrimiento y más impotencia causa en mi corazón el saber que durante años y años he sido una completa engañada.

Puede sonar cruel, puede que nadie lo entienda. Pero sinceramente, sólo busco que seas tú quien posea la capacidad de comprender lo que escribo. Aunque sé que nunca llegarás a leer esto, y que tu orgullo jamás te permitirá rebajarte. Que triste ¿no crees?

Hoy es el día en que decidí crecer, y el día en el que comprendí que habías marcado por fin un antes y un después en mi vida. Pero nunca pensé que lo harías de esta manera. No te cierro la puerta. La dejaré entreabierta por si en algún momento decides comportarte como la persona adulta que eres. Hasta entonces yo viviré tranquila.

P.D: Realmente hay asignaturas que sirven para algo. Este profesor también nos enseñó que la comunicación es la clave para alcanzar cualquier acuerdo y para alcanzar un consenso aunque las diferencias fueran insalvables. Sin embargo, hasta ahora sólo has demostrado que para entenderse contigo no existe ningún tipo de comunicación.

No hay comentarios: