jueves, 6 de diciembre de 2007

Carta de adiós II


Querido amor:
Hoy he vuelto a despertar con los ojos bañados en lágrimas, hoy he vuelto a buscarte entre mis sueños esperando con ansia ver tus ojos frente a mí, ver tus labios acercarse a los míos, y volver a perderme en ti como hacía cada noche…
Se que me juré una y mil veces no volver a escribirte jamás. Se que prometí no acordarme de los momentos que vivimos juntos, no acordarme de las tardes recostada en tus rodillas, escuchando la dulce melodía de tu voz, mientras regalabas a mis oídos la poesía más hermosa. Pero aunque con todas mis fuerzas he intentado echarte al olvido, te juro mi amor que no he podido y que mi alma se ha negado. Te juro que sin ti mis días son eternos, que he querido volver amar, que he deseado acurrucarme en otros brazos, que he buscado la dulce miel de otros labios… pero mi mundo sin ti ya no es el mismo, y a veces me gustaría volar y escaparme para estar cerca de ti, allá en el cielo dónde todo es perfecto.
Hoy he vuelto a despertar temblando, empapada en sudor y con el corazón ardiendo, intentando no gritar tu nombre al viento, esperando salir de esta pesadilla que es tu ausencia. Te sigo amando, te sigo recordando… Porque mi corazón te pertenece, porque sigue siendo tuyo, y nunca ha dejado de serlo. Porque te amo, hoy más que nunca.
Y no es justo. No es justo que Dios me haya otorgado este dolor. ¿Por qué te aparto de mí? ¿Por qué tú y no yo? Tenías tantas cosas buenas que ofrecer al mundo, que a veces me siento egoísta por haber sido la única capaz de verlas.
Siempre te agradeceré lo que me has dado. Tú me devolviste la felicidad, encendiste de nuevo la llama que se estaba apagando en mi interior, iluminaste mi camino en la oscuridad, me recordaste lo que es amar.
Y hoy mi amor, te echo más de menos que nunca. Tan solo pido al cielo que me calme las heridas que no se han cerrado, que no permita que me ahogue en esta pena un día más. Desearía cerrar los ojos y no volver a abrirlos, para quedarme eternamente caminando contigo entre mis sueños…
Te quiere, tu ángel.

No hay comentarios: