miércoles, 5 de diciembre de 2007

El valor de la amistad


Un día escuché a alguien decir: “Estés donde estés, son tus amigos los que hacen tu mundo”. Aquella frase me hizo pensar en muchas cosas, entre ellas, en el gran significado que tiene para mí la amistad, y en lo importantes que son para mí mis amigos.


Cierto es, que aquel que tiene un amigo, posee un tesoro, pues al fin y al cabo ellos ayudan a escribir mi historia, además de formar parte de ella. Si alguien me preguntara si creo en el destino, mi respuesta sería sí, pero con pequeños matices. Pues aunque haya cosas que estén predestinadas, finalmente somos nosotros los que marcamos la línea que queremos seguir, y los que decidimos que camino elegir. Los amigos forman parte de esta decisión pues son la clave relevante.


Un amigo es aquel que es capaz de saber cómo te sientes sin que pronuncies palabra. Que no pregunta y se conforma con aquello que quieras contar. Que te presta su hombro en el momento en el que deseas llorar. Que sonríe al verte feliz. Que te abraza en un momento inesperado. Que desea siempre lo mejor para ti. Que es capaz de abrirte los ojos aunque duela (pues ya estará él para intentar curarte). Que te quiere conociendo lo peor de ti. Que habla contigo cuando tiene un problema antes de criticarte por detrás. Que te hace entender que vivir, merece la pena.


Cuando dicen que los verdaderos amigos se pueden contar con los dedos de una mano, casi nunca se confunden, y por esa misma razón, debemos cuidar la amistad alimentándola un poco más cada día, para que crezca y evolucione al mismo tiempo. Para que perdure y no se pierda en el camino. Porque al fin y al cabo, los amigos, los de verdad, son los que siempre estarán ahí, aunque por alguna razón no podamos verlos.


Esto no es sólo para mis amigos, sino para todos vosotros. Porque se, que nunca viene mal que nos recuerden la verdadera importancia que tienen en nuestra vida, en nuestra historia, en nosotros mismos.

No hay comentarios: