jueves, 11 de octubre de 2007

J.L.Borges


Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma; y uno aprende que el amor no significa acostarse y que una compañía no significa seguridad, y uno empieza a aprender...


Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas, y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos, y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes... y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.


Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado, hasta el calor del sol quema. Así que uno planta su propio jardín y decora su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores.Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno realmente vale, y uno aprende y aprende... y con cada día uno aprende.


Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.Con el tiempo comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.


Con el tiempo te das cuenta de que si estás al lado de esa persona sólo por acompañar tu soledad, irremediablemente acabarás deseando no volver a verla.


Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado sólo de amistades falsas.


Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida.Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es sólo de almas grandes.


Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo duramente, muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual.


Con el tiempo te das cuenta de que aunque seas feliz con tus amigos,algún día llorarás por aquellos que dejaste ir. Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible."

La princesa


“Y la princesa lloró. Pero de felicidad. Por fin había encontrado el camino de vuelta a casa; el camino hacia él.

Porque su felicidad se encontraba sentada en un banco junto al príncipe que con paciencia había sabido esperarla.

Porque con valor había ido recogiendo los pedazos rotos de un corazón muchas veces golpeado.

Porque todos esos pedazos escribieron un “te quiero” al lado de su nombre, el del príncipe…


Porque por una vez fue el amor quien la encontró a ella, y no a la inversa.

Y la princesa lloró. Bailando entre sonrisas compartidas, y abrazos tan anhelados como las noches de verano.

Y el príncipe secó sus lágrimas, por primera vez dulces, para susurrarle al oído: No temas. Dame tu mano. Vayamos juntos a contemplar las nubes…”

miércoles, 10 de octubre de 2007

Mi reflejo


En ciertas ocasiones debemos mantenernos al margen; dejar de permanecer en el centro de la foto y apartarnos a un lado para permitir que poco a poco todo vuelva a la normalidad.


Siempre crei en la sinceridad y en lo que esto suponia. Siempre crei que engañarme a mi misma o intentar engañar a los demas, a la larga no trae mas que problemas. Pero a veces, solo a veces, me gustaria poder mentir, fingir que nada ha cambiado y que mis sentimientos son una mera farsa. Y aunque se que es imposible, me gusta mantener esa idea en mi cabeza.


Alguien dijo alguna vez, que los seres humanos por naturaleza, siempre deseamos lo que no podemos tener, aquello que no esta a nuestro alcance. En parte ese señor o señora tenia razon desgraciadamente. Nadie dijo que la vida fuera un camino de rosas, porque nadie seria capaz de contar una mentira de semejante tamaño.


Si. La vida es dura. Pero es en esos momentos de debilidad, cuando debemos mirarnos a los ojos nosotros mismos, y darnos cuenta una vez mas, de que luchar es necesario, de que seguir caminando es necesario. Porque aun quedan muchas piedras con las que tropezar, y muchos errores de los que aprender.


Por ello hoy, me mirare en mi reflejo, y le mostrare al mundo una de mis mejores sonrisas.

A través de un agujero


Es sorprendente el hecho de poder ver a través de algo tan pequeño como un simple agujero, algo tan grandioso como el Vaticano.


Es como en la propia vida, cuando algo diminuto como es un gesto, llega a convertirse en algo grande; llega a cambiarlo todo de una manera impresionante.


Hay personas, que jamás lograrán expresar o decir con claridad lo que están sintiendo, y sin embargo hay otras que no dudan, que se arriesgan, que luchan. Yo podría decir que he llegado a formar parte de esos dos tipos de persona; de las que se callan, y de las que hablan.


Cada una de las partes tiene sus ventajas e inconvenientes. Callar te sirve para evitar preguntas y un posible daño o rechazo. Hablar te sirve para intentar conseguir lo que quieres. Sin embargo, hay ocasiones en que hablar demasiado o tempranamente será la causa de un fracaso.


Si observo mi vida desde ese pequeño agujero, podré ver como lo bueno arrasa todo lo malo. Por otro lado, no logro evitar sentir que algo ha fallado; que yo he fallado.


Nadie nos dijo que la vida fuera sencilla. Hoy estás arriba, y mañana estás abajo. Es similar a una montaña rusa en la que nos encontramos con continuos altibajos que lo cambian todo repentinamente, hasta nuestro propio modo de pensar.


Siempre he hablado de lo mucho que te enseña el caer, de lo mucho que se aprende de los errores cometidos. Y hasta hoy me había gustado la sensación de pensar de esa manera, de creer que lo malo al fin y al cabo terminará aportando algo bueno.


Pero un día cierta amiga me hizo una pregunta que me hizo pensar: ¿Cuánto tiempo estás dispuesta a malgastar aprendiendo de tus errores? Obviamente no supe contestar.


Ahora tengo mi propia respuesta. Ni un solo minuto más.

martes, 9 de octubre de 2007

Right where you want me


*No puedo explicar, como me haces perder la cabeza.Inesperadamente. A cámara lenta.Mi imaginación está intentando mantener mi cuerpo tranquilo.Pero apenas puedo resistir la emoción.*



“Viajando entre calles construidas en el mismísimo cielo. Rozando tu espalda tan solo con mi imaginación. Sin apenas tocarte, sin apenas tenerte.


Creyendo que te encuentras a mi lado una vez más, respirando palabras desde lejos. Susurrando te quieros ya olvidados. Ansiando una madrugada más, una caricia más y un beso de aquellos que te desgarran el alma.


Desatando en silencio cada uno de los botones, cada brote de la pasión. Imaginando tus manos… en mis manos; y tus dedos en mis labios…


Eres mi fuego en los otoños fríos, y el hielo en los veranos más cálidos. Eres mi fruta prohibida. La tentación personificada. Y mi cuerpo es más débil en cada segundo…


Yo deseo pecar, pecar a tu lado.”

Parlami d'amore


Coprimi la testa con la sabbia sotto il sole,
quando pensi che sian troppe le parole.
Dimmi se c'è ancora sulle labbra il mio sapore
quando pensi che sian troppe le paure.

Parlami d'amore se
quando nasce un fiore mi troverai
senza parole amore.
Parlami d'amore se
quando muore un fiore ti troverai
senza respiro amore.

Molla il tuo castello tra la rabbia sabbia e sole
Quando pensi che sian dolci le parole
Dici che c'è ancora sulle labbra il mio sapore
quando pensi che sian andate le paure

Parlami d'amore se
quando nasce un fiore mi troverai
senza parole amore.
Parlami d'amore se
quando muore un fiore ti troverai
senza respiro amore.

Tu dimmi quante alternative vuoi
se quando parlo non mi ascolti mai,
amore...

Fra tutte, quale alternativa sei?
amore...

senza piu parole
senza piu paure

Tu...
Parlami d'amore se
quando nasce un fiore mi troverai
senza parole amore.
Parlami d'amore se,
quando muore un fiore ti troverai
senza respiro amore.
Senza parole amore
Senza respiro amore