miércoles, 31 de diciembre de 2008

Fin de año con buena música

Termino este año con una perfecta melodía a piano. Para el 2009 solo pido buena salud y felicidad para mí y los que más quiero. Sed buenos... Yo mientras seguiré aquí, en mi lugar para soñar...

domingo, 21 de diciembre de 2008

Tan complicado como quererte. Tan absurdo como olvidarte...


Si hubiera asegurado mi corazón dormiría sobre un colchón lleno de billetes. Sin embargo, lo mejor de no tener seguro es que al no existir, siempre podremos mantener la esperanza de que aunque ese órgano quede dañado, seguiremos vivos. Muchas veces siendo niña escuché las opiniones de quienes confesaban creer que el ser humano era capaz de morir de mal de amores. Quise esperar a tener un conocimiento mayor sobre ese sentimiento para admitir mi pequeña opinión ante este mundo tan grande. Al fin la tengo. La gente no muere de mal de amores, muere por falta de voluntad. Cuando te caes y te haces una herida, está en tu mano (y en la de otros) curarla para que no se infecte y se convierta en algo peor. El desamor es igual. El tiempo lo cura todo si queremos que lo haga; si ponemos de nuestra parte. Al contrario, lo único que haces es dejarte morir. Simplemente eso.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Música para endulzar

El silencio-Despistaos


Mirando al cielo-Huecco

jueves, 11 de diciembre de 2008

Indescriptible


Cómo quisiera quererte como tú me quieres. Así, sin miedo a decirlo. Qué hermoso sería recorrer el mundo a tu lado; traspasando las fronteras como si fueran líneas dibujadas a lápiz. Mirarte a los ojos para decirte todo lo que me hace sentir una sola de tus palabras, haría recorrer por mi cuerpo un sinfín de escalofríos. Y besarte, por vez primera, desafiando mis impulsos y los tuyos, agotando cada músculo de mi cuerpo... Eso, eso sería indescriptible.

lunes, 8 de diciembre de 2008

Robert Pattinson- Never think

Totalmente enamorada de esta canción.



I should never think
What's in your heart
What's in our home
So I won't


You'll learn to hate me
But still call me baby
Oh love
So call me by my name


And save your soul
Save your soul
Before you're too far gone
Before nothing can be done


I'll try to decide when
She'll lie in the end
I ain't got no fight in me
In this whole damn world
Tell you to hold off
You choose to hold on
It's the one thing that I've known


Once I put my coat on
I'm coming out in this all wrong
She's standing outside holding me
Saying oh please
I'm in love
I'm in love


Girl save your soul
Go on save your soul
Before it's too far gone
And before nothing can be done


'Cause without me
You got it all
So hold on
Without me you got it all
So hold on
Without me you got it all
Without me you got it all
So hold on
Without me you got it all
So hold on
Without me you got it all
So hold on
Hold on

¿Realidad o sueño?


-No sé quién eres. No te conozco y no te he visto en mi vida. Al menos en persona claro. Y soy consciente de que ahora mismo estás analizando lo surrealista que es tu vida, ya que mientras caminas por la calle te encuentras de repente con alguien que te mira como yo, y que no duda en hablarte. Pero es que... es que es complicado. Y sí, ciertamente surrealista. Llevo meses soñando contigo. Hablando contigo de infinidad de cosas; cosas que no le contaría ni a mi mejor amiga. Es tan extraño... Jamás pensé que pudieras existir. Es decir, no sé... Muchas personas sueñan con gente a la que no conocen, pero estoy segura de que soy la única a la que le pasa todos y cada uno de los días. Te miro y siento que te he mirado millones de veces. Esto no puede ser bueno, creo que he perdido un tornillo, o quizá dos, o ¿todos?

-No has perdido nada. ¿Y si te dijera que no eres la única persona que sueña todos y cada uno de los días con una persona que no conoce?

-¿Quieres decir que no soy la única loca que se te ha acercado afirmando haberte visto en sus sueños?

-No. Quiero decir que yo también sueño contigo. Cada noche. Al principio no le di importancia. Pero pasaban los días, o mejor dicho las noches, y seguías ahí, hablando, y riéndote. Incluso a veces poniendo la misma cara que estás poniendo ahora. Y lo cierto es que poco a poco te convertiste en alguien muy especial para mí. Esto es raro, ¿verdad? No sé, de repente te he visto acercarte y realmente no podía creer que fueras tú. Por un momento he pensado que me había quedado dormido mientras caminaba. ¿Crees que somos un par de locos?

-Creo que por fin entiendo eso de que a veces los sueños se convierten en realidad.

jueves, 4 de diciembre de 2008

Salvación


Hoy soy como un globo pinchado. He rozado el cielo con la punta de mis dedos y ahora me siento arrojada al vacío. Todo es nítido y rápido. Siento como el aire se agolpa en mis oídos, y apenas respiro. Pero soy yo la que se deja vencer. Soy yo la causante de desinflarme hasta quedar arrugada. Quiero ser más fuerte; lo suficientemente fuerte como para agarrarme a las nubes y no caer. Y no puedo. No puedo continuar así con esto. Lo siento. Supongo que en el fondo siempre creí que vendrías a salvarme...

Odio los días en los que dispongo de demasiado tiempo para pensar.

jueves, 27 de noviembre de 2008

Ceniza gastada


De repente te levantas un día, y te das cuenta de que has ido poco a poco llenándote el corazón de dinamita; de que si guardas silencio eres capaz de escuchar el tic-tac de la bomba de relojería que has encendido. Y tienes miedo; miedo de que pronto se agote el espacio; miedo de cometer un fallo que irremediablemente prenda fuego a la mecha; miedo de explotar y que tus sueños terminen por no ser más que un saco de ceniza...

Vol 1


Supongo que no fuiste más que un espejismo. Un leve atisbo, quizá, de lo que hubiera podido ser y nunca fue. Es curioso como a veces, algunas personas, se aferran a las cosas sin ser conscientes de su valor; sin saber, que al fin y al cabo, hay precios que no merecen ser pagados. Y sin embargo siguen ahí, frente al espejo, tratando de encontrar una salida alternativa a la puerta. Tratando de entender que ni el mismísimo techo que ven cada día antes de acostarse es infinito. Vol.2

La película. Vol 2


La vida de las personas es como una película con el guión a medio escribir. Existen personas, cuya vida resulta ser un thriller, un drama, un film de terror o incluso una comedia. Los hay que tienen la oportunidad de formar parte de una gran historia de amor, y los hay también que por desgracia, han de conformarse con interpretar una tragedia. Sin embargo, todos sabemos, que en nuestra mano está el poder de modificarlo todo.

En toda película hay personajes, y en la nuestra, somos los protagonistas. Después vienen los personajes secundarios y no por ello menos importantes; y una larga lista que nos conduce finalmente hasta los extras. Aquellos que por alguna razón forman parte, y que con el tiempo pueden ir cobrando una mayor relevancia.

lunes, 10 de noviembre de 2008

Ti amo da qui...alla finde del mondo...di nuovo qui... all infinito


Y entonces él la guió hasta aquel lugar sin soltarle la mano, para evitar que tropezará. Jamás había sido tan feliz como en aquel instante. Entendió que las mejores historias de amor siempre eran las más difíciles, y entendió que por fin había encontrado a la persona con la que compartiría el resto de sus días. Se permitió dos segundos más para observar su belleza en silencio; y después le destapó los ojos para que por primera vez viera las cosas tal y como eran...

martes, 16 de septiembre de 2008

Storm


Tal vez puedas oír mi voz tras la muralla,
Y contemplar el brillo que se escapa de mis ojos.
Tal vez puedas impedir que mis pies se vayan,
De aquel lugar en el que no te pertenezco.



¿Realmente crees que funcionará? Si ya apenas nuestras miradas se unen del mismo modo… Echo de menos esa conexión, esa magia, ese milagro que producía el contacto de nuestros labios. Ha llovido tanto desde aquello que tal vez los sentimientos se hayan cansado de intentar mantenerse a flote, y ahora tan sólo se resignan a morir ahogados en su propia tormenta.

No sé por qué, pero hace días que las lágrimas se agolpan en mi garganta, a la espera de que mi orgullo se rinda, y acepte la derrota. Si por un instante volvieses a verme del mismo modo… A regalarme aquella sonrisa… Encontraría el modo de renovar mis fuerzas y las ganas de luchar; para demostrarle al mundo que el sacrificio tenía sentido…

lunes, 7 de julio de 2008

Hay cosas que pasan, y cosas que nunca pasarán...


Te divisé a lo lejos, ahogado en la rabia; deseando acercarte y ansiando mi almohada. Tu mirada llena de temor y angustia, por fin declaraban aquello que asusta. No puedo ser tuya, y siempre lo he sido. Te acercas a tientas, cuando ya me he ido. Sonrisas intrusas dibujas en mí; Como quisiera gritarte… ¡Yo te quiero a ti! El miedo me puede, coarta mi ser; Te amo a lo lejos, ¿Es que no lo ves? La vida es muro tan alto y tan cruel… Que a veces quisiera quebrarlo y volver. Volver a lo dulce de tu despertar; volver a tus brazos y no regresar. Me duele y te duele, ya no aguanto más, mi frío camino, tu frío final…

domingo, 6 de julio de 2008

Tu corazón se me quiebra con solo rozarlo...


Tu calor me nubla la vista. Mis ojos se empañan de ti y de tu forma de mirarme el alma. Con las yemas de los dedos te vas perdiendo en la curva que forman mis senos, y me llevas a sucumbir en lo más hondo, hasta el centro de la tierra. Eres árido, y en tus bosques me pierdo. Tus dientes son como perlas, hechas a la medida de mi sonrisa. Y tus labios… ¡Tus labios son el camino de vuelta al paraíso perdido! Déjame que descanse entre tus árboles. Déjame que sueñe con la existencia desgastada. Déjame creer que aún recorre mis venas un tibio aroma rojizo. Déjame que te quiera… allí, donde todo es posible.

viernes, 4 de julio de 2008

Y aquella tarde, tu eco se hizo inmortal...


Me siguen doliendo los días; me sigue doliendo el ayer. Tu recuerdo se ha vuelto añil de tanto mirarlo, y mis fuerzas se pierden en el burdo intento de mantenerlo aquí, tan adentro. He aprendido a sonreír ante el rocío pegado a mi verja. He aprendido a no gritar mientras me doy cuenta de que un día dejaste de recorrer mi sino. La desesperación es tan cruda a veces… que desearía ser tiza en el suelo que se borra con el ansia de la lluvia. Y a veces me pregunto por qué sigo aquí, alimentando mis días llenos de tu vacío… por qué aún permanece el latido de la esperanza… por qué sigo esperando a que vuelvas…

martes, 1 de julio de 2008

Fuimos lo que no somos; somos lo que fuimos...


Como una flor que deja escapar al vacío cada uno de sus pétalos al amanecer el otoño, yo dejo huir en mí cada rosal ferviente. La hojarasca mojada y la lluvia incesante, viajan por fin acompañadas de la luminosidad que la primavera quiso antojar eterna; mientras el ego que me habita y me posee, será un caminante más en lo absurdo de los prados verdes. ¿Qué hay de ti en mí, y qué hay de mí en ti? Si apenas la natura puede mantenerse en alto, y enferma palidece ante un millar de retinas… Fuimos brisa fresca y arena mojada, en este mundo que se nos escapa y agota. Fuimos marea brava y luna menguante, al impacto de un acto de pasión infantil. Fuimos gota y espera, reloj de arena y tinta borrada… Fuimos tanto en un segundo que al siguiente día ya no pudimos ser nada, más que el aire disipándose a lo lejos…

lunes, 30 de junio de 2008

Apenas fui, apenas soy...


Supuse que allá donde estuviera me habría olvidado. Que tendría al fin, esa felicidad que tanto merecía; que una mañana, se habría despertado viendo ante sus ojos el cumplir de sus sueños. Durante todos estos años quise creer que desaparecí de su mente, y que mi voz cesó de amenizar su rumbo. Tal vez logré engañarme a mí mismo, convenciéndome de aquello que jamás desee; convenciéndome de no ansiar con todas mis fuerzas que volviese a mi lado, y que despertara junto a mí.

Apenas era capaz de recordar el sonido que emanaba de sus cuerdas vocales, ni el eco de su risa, tan dulce e inocente. Sin embargo su rostro era una imagen que desde que logró impregnarse en mi alma, nunca se borró, ni con el caminar de los años.

Y ahora ya era tarde. Tarde para intentar recuperar aquello que perdí. Tarde para recorrerme el mundo en la búsqueda de alguien que un día supo enseñarme el auténtico significado del amor; con todas sus letras. Ya era tarde… Y sin embargo mi cuerpo adía en ganas de empeñar cada extremidad por tan sólo un minuto en sus brazos.

domingo, 15 de junio de 2008

Olvidar...


Quise olvidar aquel día, y aquellas palabras. Pretendí dejarlas atrás, evitar que existiesen y con ello alejar de mí este sentimiento que me mata cada día.

Cuando conoces a una persona y te enamoras locamente de ella, tan sólo ves tú felicidad en la suya. Quieres que cada mañana, cada día, cada instante, una sonrisa eterna y entera se dibuje en su cara y no desaparezca nunca. Quieres que su corazón eche chispas y su estómago de un vuelco cada vez que vuestras miradas se cruzan en un mismo punto. Jamás deseas que el dolor se apodere de ella ni que las lágrimas existan. Jamás harías nada que pudiese hacerla sufrir…

Los seres humanos cometemos errores por naturaleza, y a veces pecamos creyendo que nuestras decisiones siempre serán las más acertadas. Somos capaces de echarlo todo a perder en milésimas de segundo, y romper de un solo golpe todo aquello que construimos con nuestro esfuerzo. Y cuando eso sucede, pesa tanto que no somos capaces de movernos del suelo.

Yo cometí el mayor error de mi vida al dejar marchar a la persona que me llenaba de vida. Creí que estar a mi lado jamás le daría toda esa felicidad que tanto merecía. Me sentía injusto por robarle el tiempo… Pero me equivoqué.

Cuando recuerdo el dolor de su rostro, y la agonía de sus palabras, algo en mi interior se quiebra. Me deshace por dentro el pensarla. Y el aire me grita que la busque de nuevo. Respirar se hace tan difícil desde que no está…

A todos nos llega la hora...


A todos nos llega la hora. Nada es eterno e infinito. Nada dura más que el tiempo que la vida esté dispuesta a darte. Todos y cada uno de nosotros nacemos para morir. Ese es el final, y después no hay nada.


-¿Crees que cuando muera iré al cielo?

-No. El cielo es mentira. No existe. No es más que una leyenda, un cuadro que alguien pintó allá arriba para evitar que el ser humano destruyera su obra, al igual que destruye casi todo lo que encuentra a su paso.

-Y entonces, ¿a dónde iré? ¿no hay nada ahí fuera?

-Nunca te he mentido y no lo haré ahora porque estés enferma. El día en que mueras se acabará todo. No te despertarás en ningún universo paralelo, ni te servirán manjares en bandejas de plata. El día que mueras morirás y ya está.

-Pero entonces, ¿de qué me sirve haberme comportado como una buena persona durante toda mi vida si cuando muera no voy a recibir ningún premio? Mi madre dijo que iría al cielo.

-Y no te mintió, claro que tendrás tu premio. Pero ese premio no será material. Tu premio por haber sido como has sido será permanecer eterna en la memoria de aquellos que tuvimos la oportunidad de conocerte. Tu premio será sentir durante los últimos minutos de existencia que siempre hiciste aquello que sentías sin pararte a pensar en las consecuencias. Tu premio será estar segura de que siempre podrías haberlo hecho mejor, pero al menos tuviste la oportunidad de hacerlo a tu manera. Ese será tu gran tesoro, haber caminado con la cabeza alta, disfrutando, riendo y soñando hasta el último suspiro.

-Siempre tienes algo que decirme. Estoy segura de que te echaré de menos cuando me vaya.

-Cuando te vayas perderás la capacidad de recordar. Sin embargo yo siempre te recordaré hasta que también me llegue el momento de dejar el mundo. Y eso quiero que lo sepas.

viernes, 30 de mayo de 2008

Protagonista de mis sueños


Al despertar me di cuenta de que siempre soñaba lo mismo. Cerraba los ojos y a la única persona a la que veía era a ti. Corrías sonriendo, gritando palabras que el viento arrojaba lejos, abriendo los brazos para unirte a mí hasta el fin de los días. Sin embargo yo estaba quieto, observando como tú, lo que siempre quise y jamás pude tener en la vida real, te precipitabas a mi encuentro. Las piernas me temblaban y el corazón me ardía. Mis ojos pasaban a ser un río revuelto. Lloraba, pero eran lágrimas de dicha, de ansia, de amor… Un amor tan grande que no posee espacio suficiente para respirar. Tú seguías caminando, ya estabas cerca, ya casi podía sentir el roce de tus labios y el perfume de tu cuerpo; ya casi podía embargarme tu sonrisa arrulladora y tu caricia eterna. Ya casi te tenía. Ya casi eras mía… Y en ese momento me despierto siempre, maldiciendo al mundo por ser tan injusto. Odiando cada día que no puedo tenerte, y que he de conformarme con mirarte desde lejos. Y en ese momento la ilusión se muere en mis entrañas. No me queda más que esperar con cautela ese segundo que tardas en saludarme feliz, con esos ojos tan abiertos que me invitan a perderme. No me queda más que desear que vuelva a llegar la noche para sentir, que al menos en mis sueños puedo tenerte, aunque nunca llegue a tocarte. Porque eres la mujer de mis sueños y te haces realidad en cada paso que das hacía mí. Porque eres la mujer de mis sueños y la protagonista del libro de mi vida…

martes, 27 de mayo de 2008

En algún lugar del mundo


La primera vez que la vi estaba sentada en aquel muro medio derruido de la playa del norte. Sus ojos miraban al infinito con una rabia tan intensa que jamás pensé pudiese anidar en nadie. Era como si tratase de descifrar algún código desconocido o pidiese explicaciones al mundo por algo que no merecía y sin embargo allí estaba; a su lado, en cada paso que diera.

Por un momento quise acercarme a contemplarla. Si hay algo que siempre me ha caracterizado es la curiosidad por los desconocidos. Las terribles e infinitas ganas de sentir el interior de las personas. Personas como ella, que eran capaces de llenar aquel recóndito lugar, vacío de nadie y perdido en la tierra. Pero algo me impidió hacerlo.

Tal vez no quise romper aquella magia que por primera vez pude notar en el interior de mis entrañas. Supongo que si nunca la habéis sentido, habréis oído hablar de ella. Tan misteriosa que surge en el instante más inesperado y tan impactante que despista al ser más concentrado. Simplemente surge y el silencio lo invade todo. Tienes sin darte cuenta la necesidad de cerrar los ojos y respirar tan hondo que en tus pulmones habría espacio para todo el aire del universo. No oyes nada, no ves nada, tan sólo sientes. Sientes la magia de ese momento, y en tu interior surge el deseo de guardar esos segundos para el resto de tu existencia. Por un segundo más de esa atmósfera serías capaz de arruinarte. Sin embargo ni el amor más profundo es infinito, y de repente despiertas, siendo consciente de que a partir de ese momento, jamás volverás a ser quien eras.

O quizá siendo sincero, temí que toda esa rabia que la embargaba me impregnara eternamente. No quise ser egoísta. No iba a ser yo el culpable de devolverla al mundo al que pertenecía; y mucho menos me sentía capaz de explicarle que los sueños no son más que simples sueños, y que la mejor solución siempre es abrir los ojos y mantenerlos así hasta el final.

Nunca más supe de ella. Jamás volvió a aquel lugar o jamás fui yo quien lo hice. No sé bien si aquella mágica alma fue un producto de mi enorme imaginación o si fue real nuestro primer y único encuentro frente a las aguas cristalinas. Sólo sé que desde entonces mi rumbo dejo de pertenecerme y que nunca nada podrá asemejarse a lo que sentí en aquel rincón de la isla…

lunes, 19 de mayo de 2008

Frío


Frío.
Corazón helado
Cubierto de escarcha.
Miradas vacías
Y palabras distantes.
Melodía sorda.
Y canción muda.

Frío.
Lejanía cortante
Dura como una roca.
Sonrisas apagadas
Y falsos abrazos.
Lapicero sin punta.
Y goma gastada.

Frío.
Siento frío.
No hallo abrigo
Ni consuelo.
Frío.
Siento frío.
No distingo,
Entre cielo y suelo.

martes, 13 de mayo de 2008

Anónimo poeta


Siempre he creído que decir ciertas cosas a una persona sin especificar quien eres es un acto de cobardía. Vivir es arriesgar, confiar en uno mismo, no avergonzarse de lo que se piensa o se dice. A ti, que no sé quién eres pero tratas de revolucionarme, que me explicas tus sentimientos en forma de poesía, que no te atreves a decir tu nombre y te conformas con ser anónimo y ver las cosas a través de tu ventana, te diré que estoy cansada de tu juego y que jamás, de esa modo, conseguirás que sienta un mínimo respeto hacia ti. Si tanto crees que me conoces, debes saber que no soy la clase de personas que aman a los que callan. No me gustan los silencios y mucho menos los autores que no utilizan su nombre. Por eso te animo a que me digas quién eres y dónde te escondes. Te animo a que tengas valor y a que des la cara. De otro modo me veré obligada a coaccionar tus palabras, a interrumpirte y a olvidar esa poesía que tan cuidadosamente has elegido para mí.

lunes, 12 de mayo de 2008

El libro de la vida


Búscame dónde los sueños sean eternos,
Y las miradas se pierdan sonriéndole al viento.
Búscame dónde el aire es perfume y aroma.
Y los besos callados van cobrando forma.



Hoy voy a escribir poesía para escapar. Necesito olvidarme del mundo y hacer que el mundo me olvide por algunas décimas de segundo. Nunca somos conscientes de todo aquello que hemos vivido hasta que nuestra mente comienza a recordar o algún amigo se sienta a nuestro lado a recuperar viejos momentos que nunca volverán a pertenecernos.

Me gusta pensar que las personas somos como libros. Todos tenemos la misma base, y hemos sido concebidos de la misma manera. Sin embargo, cada uno de nosotros es distinto. El número de páginas bien podría ser la cantidad de tiempo que permanecemos vivos, y el relato aquello que nos hace especiales, convirtiéndonos en únicos; marcando nuestra personalidad.

El epílogo es lo que los demás pueden decir acerca de nosotros o bien nuestra propia impresión; una especie de anticipo. El texto de la contraportada es un breve resumen de lo que fuimos, de lo que somos y de lo que algún día llegaremos a ser.

Hay muchas clases de libros, diversos tanto en la forma como en el contenido. Los de pasta dura pertenecen a almas fuertes, firmes y decididas; los de pasta blanda narran la vida de aquellos cuya alma está indecisa. Existen libros de bolsillo que ocupan un mínimo espacio, y otros mucho más grandes que abarcan una gran parte. Siempre he pensado que es posible conocer a las personas sabiendo la clase de libros que leen en general.

Si lo pensamos con calma, la vida de cada uno es el mejor libro jamás escrito. Tal es su grandiosidad, que su final es también el final de nuestra existencia…

lunes, 5 de mayo de 2008

Poeta y poesía


No sé por qué, pero cuando tus brazos rodean mi cuerpo me siento como una mariposa. Mi alma se eleva y mi corazón se siente libre ante el aire del mundo, que en ese momento desprende todo su aroma, limpio y fresco; vacío y lleno…

-Dime que sientes ahora.

-Te siento a ti, y no sólo ahora, también a cada segundo. Te siento en mí, llenando esta caja rebosante de recuerdos. Ni siquiera sé cómo expresarlo… Es como si al estar contigo el resto del mundo perdiese el sentido. Y me dejas atrapada en tus ojos tan penetrantes y sinceros. Cuando me siento a tu lado sólo tengo ganas de sonreír y mi corazón habla de agradecimiento por poder compartir contigo un día más, un beso más, una caricia o un simple silencio. Eres la pieza de mi puzzle incompleto, la gota que arrasa el vaso y el rayo de luz que atraviesa mi ventana…

-No sé qué decir, apenas quedan palabras. Te las has quedado todas.

-No importa. Recuerda que en nuestra historia yo siempre seré la poesía y tu el poeta. Yo las palabras y tú los hechos. Por eso sé, que ahora que me estás abrazando quieres decir lo que yo he dicho, y con eso basta. No necesito nada más para ser feliz.

Tras las teclas...


Una vez hace ya muchos años alguien me dijo que tenía manos de pianista. Siempre quise aprender a tocar porque por alguna extraña razón el escuchar su sonido me llegaba dentro de un modo inimaginable. Tiempo después al ver el gran clásico “pretty woman” descubrí que existían muchas maneras de disfrutar de un piano. Nunca llegué a dar clases, y nunca llegué a tocar. Tal vez porque en mi familia nadie creyó que había nacido para ello o tal vez porque no lo deseaba lo suficiente. Lo cierto es que hoy me conformo con escuchar aquello que componen los demás mientras imagino cómo habría sido.

Dicen que una persona puede conseguir cualquier cosa en la vida si lo desea con todas sus fuerzas. Y eso me hace recordar cuál fue desde siempre mi gran pasión y cuál es hoy por hoy una de las cosas que hace que me sienta viva. Sin duda alguna, escribir. No soy ninguna experta y tampoco espero llegar a serlo. Yo escribo para mí y para todo aquel que necesite escaparse un rato del mundo.

No podría describir jamás la sensación que experimento al encontrarme de frente con la inspiración, llenándome la mente de miles y miles de palabras y frases desordenadas que posteriormente yo ordeno, elijo y descarto a mi antojo.

Hoy escribo para mí, porque así lo siento...

Esperanza marchita


¿Y qué ha sido de aquel silencio que compartíamos entre miradas de amor y tímidas sonrisas? Fuiste mi mitad un día, llenando el vaso hasta desbordarlo. Sentimos; sentimos tanto que lo agotamos todo, hasta quedarnos sin nada…

Al decirle adiós supo que aquel sería el último instante en que sus ojos se unirían en un mismo punto, invisible e incierto. Los años la habían ido consumiendo, pues de ella sólo quedaban cenizas cargadas de viejas historias, y aquella mirada absorta en los límites del mundo…

No fue capaz de pronunciar una sílaba, una palabra, o un simple adiós, que pusiera un punto y un final a aquella película sin guión que años atrás se había quedado estancada en aquel minuto 31 de una calle perdida. Sus ojos apenas se rozaron, ante el ruido de la ciudad y el caminar de las gentes. Duró apenas un segundo pero a su corazón le pareció una eternidad sumiéndose en la oscuridad más absoluta.

Él sonreía, y aunque ella quiso hacerlo una lágrima caprichosa le cubrió el rostro. Sus ojos cubiertos de hielo apenas la dejaban ver, y entonces entendió que era el momento de marcharse y que todo había terminado…

Ayúdame a morir


¿Cómo podría tocar tu mano sin quemarme por dentro? Es la llama que has encendido la que a veces me derrite las venas; ya sólo me queda la posibilidad de mantenerme quieta, callada, dejándome morir entre tus brazos que me encadenan a algo sin nombre…


-Ayúdame a morir. Es lo único que te pido.

-No puedo hacer eso. Te quiero y este amor me impide dejarte ir, de esa manera.

-Si me quisieras entenderías que ya no puedo más. Que cada día siento como el tiempo corre y los minutos pasan, pero yo sigo aquí, con los pies clavados en el suelo sin poder moverme. Si me quisieras comprenderías que ya no me quedan palabras con las que aferrarme al mundo que un día hizo el amago de pertenecerme, y que sin ellas, mis entrañas están tan vacías como el corazón de aquel a quien ni su eco responde. Si me quisieras no lo dudarías ni un momento y viajarías conmigo hasta el último suspiro que me acompañe, en silencio, sin tan siquiera decir adiós.

-¿Qué te ha pasado? ¿Qué fue de aquella esperanza y aquella sonrisa que siempre vistió tu rostro?

-Deja de buscar aquello que fue y ha dejado de ser para siempre. Ayúdame a morir para reencontrarme con mi inspiración, para sumirme en la tranquilidad haber cosechado el mundo con la tinta de mi pluma. Ayúdame a morir porque cada amanecer es para mí una daga que se clava hasta lo más hondo, y porque la infelicidad ha cubierto esta habitación desde sus cimientos… Ayúdame a morir, para renacer de nuevo y olvidarme de que un día fui capaz de llenarte el alma con mis palabras…

Modernidad confusa


- ¿Sabes cuál es tu problema? Que te gusta ir de persona auténtica por la vida. Tratas de hacerte ver ante los demás como alguien diferente, original y extravagante. Buscas impresionar y crear una moda; conseguir que la gente adore todo aquello que haces y desee imitarte, ser como tú. Buscas convertirte en un ídolo, en un ejemplo a seguir. Pero todo eso tiene sus pros y sus contras ¿sabes? Por un lado está bien, porque hoy en día en el mundo cada vez hay más gilipollas sin personalidad que no son capaces de ser ellos mismos y que se dedican a imitar a gente como tú. Eso te da ventaja para ver tus sueños cumplidos. Por otro lado está mal, porque no eres consciente de todo lo que te estás perdiendo creando un personaje que sabes bien que no existe. Y un día te levantarás de la cama e irás al baño, te mirarás al espejo y no serás capaz de reconocerte en él ni de recordar quién eras. Tan sólo verás a un extraño. Ahí, ahí es donde está lo peor, habrás perdido lo mejor que tenías, te habrás perdido a ti, y ni siquiera tendrás un mapa para encontrarte. Entonces te darás cuenta de que nunca has sido todo aquello que siempre soñaste, que los sueños muchas veces se convierten en pesadillas, y que nadie, nunca nadie te ha querido o te ha adorado a ti, porque jamás te mostraste tal y como eras.

- Te equivocas.

- Puede que lo haga. Ahora mismo esa es mi forma de pensar con respecto hacía ti. Pero en el fondo, ambos sabemos cuál es la verdad de todo esto. Puedes dejar de ser un cobarde y empezar a creer un poco más en la persona que eres, o puedes seguir engañándote hasta dejar que el tiempo explote esa burbuja en la que vives.

lunes, 14 de abril de 2008

Fóllame el corazón


Fóllame el corazón.
Sonrójame la primavera inútil.
Viólame el alma a tu antojo.
Secuéstrame las sonrisas apagadas.
Envuélveme en tu mirada de estrellas.
Fóllame el corazón.
Olvídame a cada instante.
Sedúceme por sólo un beso.
Atrápame las ganas y el deseo.
Viájame sin rumbo.
Fóllame el corazón.
Acaríciame sin pedir permiso.
Sonríeme las lágrimas.
Encuéntrame por casualidad.
Vacíame para llenarme contigo.
Fóllame el corazón.

jueves, 10 de abril de 2008

Amor malsonante


Agrietas y aprietas.
Deshaces y haces.
Me llueves y nievas.
Me creces y naces.

Sonríes y todo,
el mundo estremeces,
haciendo cosquillas,
al mar que me mece.

Caricia que arrasa,
con todo a su paso,
se esconde en montañas,
se pierde en el vaso.

Me miras y todo,
se para en su impacto,
dejándonos solos,
amándote tanto.

Rocío en los prados,
tormenta en verano,
cambiante y constante,
amor malsonante.

Amor que se crece,
que nunca se agota.
Amor que enloquece,
que no se equivoca.

Me abrazas y todo,
se olvida en mi olvido,
calando hasta el fondo,
llenando el vacío.

martes, 8 de abril de 2008

Noria


Y sentir que se me para el mundo en un segundo. Con el corazón a mil por hora y el aliento entre cortado, mientras te clavo mis uñas y tus ojos sobrepasan mi cuerpo, me siento como una noria que al fin llega a lo más alto. Y el viento sopla en mis mejillas, enrojeciendo mis manos, tan frías como siempre; ansiando el calor de las tuyas.

Piérdete en mi primavera.
Encuéntrame sin querer a tu lado.
Suéñame por un instante.
Abrázame esta alma herida.
Muéstrame esa sonrisa,
Que sin remedio me volvió loca…

sábado, 5 de abril de 2008

Ódiame


Ódiame por querer mantenerme constante en tu mente.
Ódiame por cada una de las veces que deseas tenerme.
Ódiame por preferir que sea yo la que comparta tu risa.
Ódiame por ser la única a quien quieres hoy en tus días.

Ódiame por no alejarme ni un segundo de tu lado.
Ódiame por no poder, olvidarte de mis labios.
Ódiame por cada beso que encantado me darías.
Ódiame por las palabras que no dices y dirías.

Ódiame por los abrazos que recuerdas incesante.
Ódiame por cada frase, cada silencio y cada instante.
Ódiame por lo que sientes cuando me ves alejarme.
Ódiame simplemente, por no ser capaz de odiarme.

lunes, 31 de marzo de 2008

He abierto los ojos


Hoy he abierto los ojos. He abierto los ojos y he pensado en ti, aunque eso sea ya algo normal. No sé bien si soy yo quien se ha despertado, o fue algo dentro de mí quien lo hizo. Pero me he sentido más viva que nunca. Tienes en tu mano el interruptor de mi vida; ese que enciende y apaga mi estado de ánimo. Lo que quiero que entiendas es que no busco regalarte palabras hermosas, sino sentimientos auténticos recién nacidos de un corazón que aún bosteza de sueño.


Me gusta mirarte y que me mires con esos ojos que adoran jugar al escondite haciendo trampas. Eres como un arcoíris de mil colores, siempre rompiendo con lo establecido; siempre sobresaliendo sobre los días grises. Tal vez por eso sonrío a cada instante, porque aunque no lo sepas me hiciste el mejor regalo: paz, en todos los sentidos de la palabra.


Hoy he abierto los ojos y te he visto incluso a oscuras con la persiana bajada. Nunca supe descifrar si esto que vivo es un sueño. Tampoco quiero saberlo. Eso es algo que también me das tú: la sensación de que el mañana no importa y lo único que permanece son los detalles del presente. Aunque pensándolo bien… Creo que aún no encontré nada que no sepas darme. Tal vez por eso cuando pienso en ti aparecen las mariposas de las que tanto escuché hablar.


Me gusta abrazarte y que me rodees con tus brazos que parecen no querer dejarme escapar nunca. Eres como el empujón que todas las personas necesitamos en cierto momento para echar a andar sin miedo; siempre pendiente de no dejarme caer. Tal vez por eso a veces siento miedo; miedo de perder los instantes y miedo de dejarme llevar demasiado.


Hoy he abierto los ojos. Me gusta lo que veo. Y me gusta tener la oportunidad de poder verlo siempre que quiera.

miércoles, 12 de marzo de 2008

Hoy


Ha llegado uno de esos momentos. Uno de esos en los que las personas replantean sus vidas para asegurarse de que realmente están haciendo bien las cosas. Mi cabeza en este instante es como un nido de pensamientos que se entrecruzan. Y no sé cómo establecer un orden que me permita seguir respirando sin sentirme culpable. Me he cansado de luchar contra el mundo, y quiero calma, calma que hoy desconozco y quisiera hacer mía. Lo curioso es que ya sé lo que quiero y lo que necesito. Lo complicado es que esas necesidades y deseos son incompatibles.

Ya no sé si debería o no tirarme al agua con los ojos cerrados. No sé si merecerá la pena emprender un camino que ya desde un principio me ha hecho perder la esperanza. No sé cuál debe ser la prioridad en este instante. Sólo sé que mis esquemas se han roto y que me entristece.

Cualquier decisión implicará muchas cosas; muchas cosas distintas. Y esta frustración me ha robado el sueño. Siempre fui un alma complicada… Sin embargo, todo empezaba a tener un brillo. Ahora ese brillo parece desvanecerse de golpe y es difícil seguir andando cuando apenas ves nada claro.

Hoy es uno de esos momentos… Sólo hoy. Mañana será otro día…

viernes, 7 de marzo de 2008

Pérdidas



Creo que me he vuelto rara escribiendo. O tal vez sea que mi manera de ver el mundo ha cambiado y ha pasado a ser más abstracta. Tal vez he evolucionado en mis textos, en cada línea; algunos pensarán que para mejor, y otros… ¡Quién sabe! A otros les importará una mierda lo que escriba, y es normal. Lo curioso de esto es que creo haber aprendido a camuflar sentimientos. Por ello, es importante saber o tener el don de saber leer entre líneas, de entender realmente de lo que uno habla sin tener que hacer preguntas; así cuando uno dice “rojo” otro entiende “pasión”, “amor” o lo que quiera dar por hecho.

Hace un tiempo me di cuenta de que las personas solemos perder muchas cosas por el camino. Cosas que no tienen importancia y cosas que la tienen pero que preferimos dejar libres. A veces, años más tarde, nos encontramos de frente con ellas y recordamos que una vez formaron parte de nuestra vida. Y mientras algunos optan por sonreír y seguir hacia delante, otros permanecen callados durante un minuto intentado recordar qué es lo que les hizo perder aquello.

Yo una vez me perdí; continué mi camino a solas. El otro día, por casualidad, me encontré. Y fue entonces cuando me di cuenta de que el tiempo pasa, y de que a veces es mejor no pararse demasiado tiempo, para aceptar, que la evolución interior es algo natural en el ser humano, que hoy por hoy sigue siendo inalcanzable e imparable ante los ojos de la humanidad.

miércoles, 5 de marzo de 2008

El rojo



El color rojo es el del fuego y el de la sangre, por lo que se asocia al peligro, la guerra, la energía, la fortaleza, la determinación, así como a la pasión, al deseo y al amor.

Es un color muy intenso a nivel emocional. Mejora el metabolismo humano, aumenta el ritmo respiratorio y eleva la presión sanguínea.

Tiene una visibilidad muy alta, por lo que se suele utilizar en avisos importantes, prohibiciones y llamadas de precaución.

En publicidad se utiliza para provocar sentimientos eróticos. Símbolos como labios o uñas rojos, zapatos, vestidos… etc, son arquetipos en la comunicación visual sugerente.

Al estar muy relacionado con la energía, es muy adecuado para anunciar vehículos, bebidas energéticas, juegos, deportes y actividades de riesgo.

En heráldica el rojo simboliza valor y coraje. Es un color muy utilizado en las banderas de muchos países.

El rojo claro simboliza alegría, sensualidad, pasión, amor y sensibilidad.

El rojo oscuro evoca energía, vigor, furia, fuerza de voluntad, cólera, ira, malicia, valor y capacidad de liderazgo. En otro sentido, también representa añoranza.

No sé por qué las personas no se visten más con el color rojo. Cada vez que me pongo ese vestido es como si el decorado se tiñera de gris y todo el mundo tuviese la necesidad de observarme por una milésima de segundo…

martes, 4 de marzo de 2008

¿Rara? No. Distinta.



Son días de invierno. Días de lluvia y de frío. Días de correr a todas partes. Días de echar volar el pelo al viento. Días de bufanda y gorro. Días de grisácea monotonía. Pero también son días de palabras luminosas. Días de locura incontrolada. Días de sonrisas sin motivo. Días de caricias sin descanso. Días de color y de esperanza.

Y por suponer supongo, que debemos dejar a un lado la generalización. Y por suponer supongo tantas cosas que hasta me doy la razón. Es invierno tras las puertas; primavera en mi colchón.

Ho voglia di te- Gabriele Tononi





La semplicità con cui ti ho trovato
è stata un mistero
Due anni fuori perso nei pensieri
in un altro emisfero
Sorridi dolcemente guardi avanti
è tutto come un incanto
Non ci credo che io possa star con te
E penso intanto Che
io ho voglia di te non capisco
perchè non c’è niente da dire
io ho voglia di te non capisco
perchè non c’è niente da fare



I ricordi non son più un problema
io mi lascio andare
sfreccio via nella città
con te che ti fai tanto amare
io ho voglia di te non capisco
perchè non c’è niente da dire
io ho voglia di te non capisco
perchè non c’è niente da fare



Incontro lui che mi ha lasciato dentro
un vuoto così immenso
Il bello è che non mi fa più effetto starle così accanto
Perché…perché…perché…



io ho voglia di te non capisco
perchè non c’è niente da dire
io ho voglia di te non capisco
perchè non c’è niente da fare



HO VOGLIA DI TE!!!
HO VOGLIA DI TE!!!
HO VOGLIA DI TE!!!




lunes, 3 de marzo de 2008

Corazón dormido




Nuevamente en mi ventana observo callada el mundo. Todo gira, se estremece, como yo con tus susurros. Veo personas que viajan hacia lugares perdidos, pues sólo ellos conocen el camino a su destino. Cierro los ojos y aspiro el idioma de sus pasos. Cierro los ojos y miro el por qué de sus abrazos. En mi mente se disuelven partituras desgastadas, que remueven sin quererlo el interior de mi alma. ¿Por qué soy tan diferente? ¿Por qué veo irrealidades? ¿Por qué mis ojos deambulan entre distintas verdades? Es mi corazón dormido el que a veces se despierta. Es mi corazón dormido el que hace que yo sienta.

domingo, 2 de marzo de 2008

El final...


-No te vayas por favor, no te vayas…


-No nos hagamos más daño. No me hagas verte así. No quieras que permanezca a tu lado por lo que un día fue y ha dejado de ser.


-Sabes que esto puede funcionar. Funcionó. Éramos felices. ¿Por qué no iba a funcionar ahora?


-Porque los dos somos conscientes de que en un segundo nuestro amor se perdió en el camino. Y su luz dejó de brillar. Y su canción dejó de sonar. Y sus versos dejaron de rimar. Y su corazón dejó de palpitar. Y ni tú, ni yo fuimos capaces de encontrarlo.

He perdido el control


He perdido el control. De ti, de mí, de nosotros. Me siento incapaz de dar marcha atrás. Ya hemos ido demasiado lejos. Ya dejamos viajar nuestro amor por distintos lugares. Ya dejamos escapar al aire un mínimo esbozo de este sentimiento que a veces nos mantiene vivos y a veces nos ahoga.
He perdido el control. De todo el espacio que nos rodea. Me siento con fuerzas para luchar entre mil mares, mil tormentas. Me siento capaz de arriesgar mi aire sólo por un minuto más a tu lado. La felicidad que tú me has dado mantiene a flote nuestro barco de ilusiones y esperanzas; mantiene encendida la llama incandescente.
He perdido el control. Pues es a ti a quien veo en cada piedra del camino. Pues es a ti a quien amo por encima del todo y del nada. Pues es a ti a quien quiero ver a mi lado en mis mañanas.
He perdido el control y sin saber por qué, siento que no podría ser más feliz.

Ya es tarde


¿Cómo saber cuál es el momento? El momento indicado para volar, para dejarse llevar, para romper con lo establecido, para soñar, para no darle importancia al decorado, para reír hasta llorar, para creer… sobre todo para creer que puede ser posible.
Tocas mi mano y mi corazón tiembla. Mueves mi mundo, a cada paso que das. Te metes en mis sueños y odio la luz del día. Rozas mi sonrisa y ya dejo de pensar.
Me abrigas con tus brazos, y mi cuerpo se estremece. Caminas a mi lado, me das seguridad. Te miras en mis ojos y ya no quiero cerrarlos. Acaricias mi locura, ya no pienso en nada más.
¿Cómo adivinar entonces cuáles son las condiciones? Condiciones para amarte sin volver la vista atrás. Condiciones para echar todo mi amor en un vaso y apostar a que esta noche de un sorbo lo beberás.
Y ya es tarde, demasiado. Ya me perdí en tu canción. Ya no deja de sonarme, tu latido en mi colchón.
Y ya es tarde, demasiado. Ya me he dejado llevar. Ya mis pies van caminando, hacia ti, hacia dónde estás.

viernes, 29 de febrero de 2008

¿Qué hago aquí?


¿Qué podría expresar un corazón vacío? ¿Qué podría sentir? Nada. Nada sincero al menos.
No sé cómo explicarme, porque ya perdí mi fuerza. No sé cómo ausentarme, si ni tan si quiera siento deseos de irme. No sé, ya apenas sé nada, pues tu nada fue invadiendo mi corazón lleno, hasta dejarlo sin vida, sin respiración.


¿Qué podría entender de ti? ¿Qué podrías hacer ahora por mí? Nada. Ya nada me sirve.
No sé cómo hacer que comprendas, que llenaste de hojas secas mis primaveras. No sé cómo hacértelo saber, si te llevaste hasta el sentido de mis palabras y la intensidad de mis cuerdas vocales. No sé, ya apenas sé nada, pues tu nada fue arrasando cual tormenta el alma mía, hasta ahogarla sin remedio, sin consuelo.


¿Qué hago aquí? ¿Qué me espera? Tal vez aprender, tal vez comprender… Tal vez ver la luz, dónde un día tú pusiste oscuridad…

Chau número tres [Mario Benedetti]


Te dejo con tu vida
tu trabajo
tu gente
con tus puestas de sol
y tus amaneceres.


Sembrando tu confianza
te dejo junto al mundo
derrotando imposibles
segura sin seguro.


Te dejo frente al mar
descifrándote sola
sin mi pregunta a ciegas
sin mi respuesta rota.


Te dejo sin mis dudas
pobres y malheridas
sin mis inmadureces
sin mi veteranía.


Pero tampoco creas
a pie juntillas todo
no creas nunca creas
este falso abandono.


Estaré donde menos
lo esperes
por ejemplo
en un árbol añoso
de oscuros cabeceos.


Estaré en un lejano
horizonte sin horas
en la huella del tacto
en tu sombra y mi sombra.


Estaré repartido
en cuatro o cinco pibes
de esos que vos mirás
y enseguida te siguen.


Y ojalá pueda estar
de tu sueño en la red
esperando tus ojos
y mirándote.

jueves, 28 de febrero de 2008

Te lo prometí


Te prometí que lo haría, y ni siquiera me preocupé en cruzar los dedos mientras lo hacía; pues mi decisión era firme y acaba de confirmarse.
Aquella mañana al despertar a tu lado, al verte ahí soñando con cualquier cosa, respirando aquellas paredes que contenían respiraciones entrecortadas tras una muy fuerte pasión, te lo prometí en silencio.
Justo en aquel momento en el que no fui capaz de sentir más que un final, que un libro recién acabado sin segunda parte, que la mirada hacia un nuevo horizonte vacío de ti, lo supe. Supe que todo había terminado.
Fue una cuestión de segundos o tal vez una cuestión de esperanzas fracasadas y sueños frustrados lo que me llevó a olvidarte; a dejar de amarte. Fueron los recuerdos y la sensación de no poder hacer más que esbozar un simple “adiós” lo que me llevó a escapar de tu jaula; a escapar de tu deseo.
Te prometí que lo haría, y lo he hecho. Ahora tan sólo te pido que cumplas lo que prometiste, y me permitas volar; volar más allá de tus ojos…

miércoles, 27 de febrero de 2008

Perdóname


Perdóname si mis versos te buscan en cada sílaba. Si mis manos adoran reescribirte una y mil veces. Si mis palabras buscan llegar más allá de tu alma.
Perdóname por no poder dejarte escapar. Por aferrarme a ti y a todas y cada una de tus sonrisas capaces de eclipsar la luna. Por ansiar tu abrazo en mis lágrimas.
Perdóname si mis ojos adoran observarte en tu esplendor cada mañana y cada noche. Si mis labios se desesperan cada vez que los rozas con la yema de tus dedos. Si mis pensamientos son a veces demasiado profundos.
Perdóname tan sólo por no poder dejar de quererte. Por no poder evitar amarte. Por no poder apartarme de ti sin antes pedirte perdón.

Sin querer


Y sin querer lo supe. Supe que todos los caminos terminaban en ti; en tus brazos abiertos; y en tu esperanza por tenerme.
Y sin querer lo supe. Supe que aquel beso me cambiaría para siempre; que me mostraría un nuevo horizonte que por ceguera no fui capaz de ver; que me alejaría de todo aquello que pudiese corromper mi corazón.
Y sin querer lo supe. Supe que eras tú. Aquel que ocultaba su rostro en mis preciados sueños. La silueta esperada en un viaje no llevado a cabo. El pasado y el futuro transformados en presente.
Y sin querer lo supe. Supe que no debía tener miedo. Porque eras tú. Eras tú y nadie más.

martes, 19 de febrero de 2008

Triste espera


- Dicen que se fue sin pronunciar palabra, mirando al vacío y derramando esperanzas. Dicen que su corazón luchó hasta el último segundo por permanecer en armonía con el tuyo. Dicen que te quiso hasta el final, y por ello decidió marcharse; para no condenarte a permanecer sentada a su lado el resto de tus días...

- No necesito que nadie lo excuse, ni que nadie trate de componer mi corazón al que desde hoy le falta una pieza. Tan sólo le necesitaba a él, y ya no está, se ha marchado volando, como un ángel. Por eso me quedaré aquí, esperando correr su misma suerte, esperando poder encontrarme de nuevo con sus brazos...

- Le echas de menos.

- Tanto que no puedo llorar, ni reír, ni caminar. Tanto que no soy capaz de sentir nada más que un fuerte deseo de tenerle de nuevo junto a mí, construyendo nuestros sueños. Por eso te pido que te marches.

- Sabes que no puedo dejarte aquí sóla.

- Y tú sabes que él sólo volverá cuando tú no estés, y pueda encontrarme aquí, apartada del mundo; para sigilosamente hacerme desaparecer... Hacernos desaparecer en la más profunda eternidad...

lunes, 18 de febrero de 2008

Miedo


“A veces el miedo nos impide ver lo que tenemos delante. Cubre suavemente nuestra mirada para engañarnos, para impedir que luchemos, para impedir que soñemos. Y es un “a veces sí, y a veces no” lo que nos ronda la mente. Damos un paso adelante y otro hacia atrás, midiendo cuán fuerte es la superficie que pisamos; temblando a cada paso. Sin querer recordamos, sí, lo hacemos, y odiamos hacerlo, y odiamos sufrir, y que nos destrocen el alma, y odiamos tener que odiar todo eso porque supone demasiadas cosas. Lo peor quizá es el no estar seguro, y las comparaciones, las odiosas comparaciones que nos impiden situarnos en la más pura neutralidad. Neutralidad, esa que todos conocen y pocos practican…”

miércoles, 13 de febrero de 2008

¿Qué son para mí tus palabras?


Es el alma de una noche que se pierde entre la bruma.
Es el sabor de un pincel que se baña entre la espuma.
Es el rostro y la mirada de una esperanza cambiante.
Es la brisa que se calla entre murmullos sonantes.

Es arcoíris que invade cada resquicio vacío
Es el abrigo que cubre tanto el calor como el frío.
Es la frase malsonante en un verso sin mensaje.
Es el todo y es la parte del necesario engranaje.

Es rocío en la mañana para limpiar las tristezas.
Es la droga que destruye la avaricia y la pereza.
Es el sueño siendo cierto de un viaje de ilusiones.
Es el eco y es lo mudo de las más bellas canciones.

Es lo simple y lo complejo de una absurda sensación.
Es el miedo y la agonía que descansa en un rincón.
Es lo entero y lo incompleto de los finales felices.
¡Es tan directo y perfecto todo lo que tú me dices!

Es lo ya dicho, es el todo; es el todo de la nada.
Es el deseo imborrable que duerme bajo mi almohada.

Una luz tras el cristal


Hoy quisiera bordear el horizonte del miedo
Derretir por una vez nuestra armadura de hielo.
Hoy quisiera iluminar la absoluta oscuridad
Y pensarte en cada sorbo sin temer la realidad.

Fueron tantas las derrotas, las caricias de metal,
Fueron tantas las heridas, tras los besos de cristal.
Que mis ojos se durmieron para dejar de pensar
Que mis sueños se quemaron y dejaron de soñar.

Hoy quisiera ser capaz, de abrir mis alas muy lento,
Sin esperar demasiado, sin regalar mi alma al viento.
Hoy quisiera suponer, que a veces puede ser cierto,
Que las heridas no sangren y renazca el sentimiento.

Fueron lágrimas de sal, de carbón y de coral.
Fueron mar en tempestad, fueron bien y fueron mal.
Fueron sudores quemando, cada poro de la piel.
Fueron cucharada eterna de la más amarga miel.

Pero hoy estoy aquí, y nada puede cambiar,
Decidiendo si es posible una luz tras el cristal.
Pero hoy estoy aquí, y es donde yo quise estar,
Entre unos nuevos abrazos, nadando en un nuevo mar.

viernes, 11 de enero de 2008

Sé tú mismo


*Si yo supiera cómo hacer,
Para que me mires una sola vez,
Sería tu chica ideal,
Te amaría hasta el final…*


Hoy quiero hacer una crítica sobre un tema importante: No ser quien eres.

Si miro a mi alrededor y observo a la juventud de hoy en día me doy cuenta de que más del 50% se engaña a sí mismo y no obstante a los demás. No se muestran tal y como son y encarnan personajes creados a la perfección para gustar a otra persona. Esconden sus defectos por miedo a no ser aceptados y explotan lo mejor que tienen para parecer mejores.

Se esfuerzan día tras día por ser los reyes de su película ficticia; crean en sí su propia y distinta realidad. Sonríen continuamente para no ser tachados de amargados. Maquillan sus caras y sus penas. Disfrazan sus cuerpos y sus mentes tan sólo para causar buena impresión. Tan sólo para no pasar desapercibidos. Tan sólo para ocultar su verdadero yo.

Todos tenemos secretos. Obvio. Todos escondemos ciertas cosas ¿quién no? Sin embargo hablo de aquellas personas que ocultan su personalidad con el fin de ser más felices. Al menos así lo creen. Pero para qué engañarnos… En esta vida está comprobado que al final todo se sabe. No puedes gustar a todo el mundo, al igual que no todo el mundo te gusta a ti.

Por eso ríe cuando quieras reír. Llora cuando quieras llorar. Canta cuando quieras cantar. Vive como quieras vivir. Sé tú mismo, siendo consciente de que quizá no les gustes a todos, pero también sabiendo que quien te quiera te querrá a ti, y no al personaje que has creado.