viernes, 29 de febrero de 2008

¿Qué hago aquí?


¿Qué podría expresar un corazón vacío? ¿Qué podría sentir? Nada. Nada sincero al menos.
No sé cómo explicarme, porque ya perdí mi fuerza. No sé cómo ausentarme, si ni tan si quiera siento deseos de irme. No sé, ya apenas sé nada, pues tu nada fue invadiendo mi corazón lleno, hasta dejarlo sin vida, sin respiración.


¿Qué podría entender de ti? ¿Qué podrías hacer ahora por mí? Nada. Ya nada me sirve.
No sé cómo hacer que comprendas, que llenaste de hojas secas mis primaveras. No sé cómo hacértelo saber, si te llevaste hasta el sentido de mis palabras y la intensidad de mis cuerdas vocales. No sé, ya apenas sé nada, pues tu nada fue arrasando cual tormenta el alma mía, hasta ahogarla sin remedio, sin consuelo.


¿Qué hago aquí? ¿Qué me espera? Tal vez aprender, tal vez comprender… Tal vez ver la luz, dónde un día tú pusiste oscuridad…

1 comentario:

martin rasho dijo...

Increíble, "¿Qué podría sentir? Nada. Nada sincero al menos." sencillamente me encantó lo que leí.
También quiero decirte que casi me muero cuando entre a tu blog y vi en "blogs interesantes" que hayas puesto el mío. Sin palabras.
Acerca de mi opinión sobre Leólo, debo decirte que tu comentario inspiró a que yo haga un post dedicado a dicha película. Posteo que se retrasaba por mi fanatismo, porque sabía que iba a llevarme tiempo. Y vaya que me llevó tiempo! jaja. En un momento se me borró más de la mitad y casi flipeo jaja
Bueno "Rumbi" (no se tu nombre todavía) me voy yendo, espero tener noticias tuyas pronto amiga española.
Un beso