miércoles, 27 de febrero de 2008

Sin querer


Y sin querer lo supe. Supe que todos los caminos terminaban en ti; en tus brazos abiertos; y en tu esperanza por tenerme.
Y sin querer lo supe. Supe que aquel beso me cambiaría para siempre; que me mostraría un nuevo horizonte que por ceguera no fui capaz de ver; que me alejaría de todo aquello que pudiese corromper mi corazón.
Y sin querer lo supe. Supe que eras tú. Aquel que ocultaba su rostro en mis preciados sueños. La silueta esperada en un viaje no llevado a cabo. El pasado y el futuro transformados en presente.
Y sin querer lo supe. Supe que no debía tener miedo. Porque eras tú. Eras tú y nadie más.

No hay comentarios: