martes, 4 de marzo de 2008

¿Rara? No. Distinta.



Son días de invierno. Días de lluvia y de frío. Días de correr a todas partes. Días de echar volar el pelo al viento. Días de bufanda y gorro. Días de grisácea monotonía. Pero también son días de palabras luminosas. Días de locura incontrolada. Días de sonrisas sin motivo. Días de caricias sin descanso. Días de color y de esperanza.

Y por suponer supongo, que debemos dejar a un lado la generalización. Y por suponer supongo tantas cosas que hasta me doy la razón. Es invierno tras las puertas; primavera en mi colchón.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me encanta.

fmd: tu admirador nº 1. :P