martes, 1 de julio de 2008

Fuimos lo que no somos; somos lo que fuimos...


Como una flor que deja escapar al vacío cada uno de sus pétalos al amanecer el otoño, yo dejo huir en mí cada rosal ferviente. La hojarasca mojada y la lluvia incesante, viajan por fin acompañadas de la luminosidad que la primavera quiso antojar eterna; mientras el ego que me habita y me posee, será un caminante más en lo absurdo de los prados verdes. ¿Qué hay de ti en mí, y qué hay de mí en ti? Si apenas la natura puede mantenerse en alto, y enferma palidece ante un millar de retinas… Fuimos brisa fresca y arena mojada, en este mundo que se nos escapa y agota. Fuimos marea brava y luna menguante, al impacto de un acto de pasión infantil. Fuimos gota y espera, reloj de arena y tinta borrada… Fuimos tanto en un segundo que al siguiente día ya no pudimos ser nada, más que el aire disipándose a lo lejos…

3 comentarios:

lotto numbers dijo...

that's way too cool.

C.Manzana dijo...

me agrado lo que escribiste..saludos..:)

Anónimo dijo...

Patriii soy Puli. Te he agregado a mi blogroll en mi blog. Un besoo