lunes, 7 de julio de 2008

Hay cosas que pasan, y cosas que nunca pasarán...


Te divisé a lo lejos, ahogado en la rabia; deseando acercarte y ansiando mi almohada. Tu mirada llena de temor y angustia, por fin declaraban aquello que asusta. No puedo ser tuya, y siempre lo he sido. Te acercas a tientas, cuando ya me he ido. Sonrisas intrusas dibujas en mí; Como quisiera gritarte… ¡Yo te quiero a ti! El miedo me puede, coarta mi ser; Te amo a lo lejos, ¿Es que no lo ves? La vida es muro tan alto y tan cruel… Que a veces quisiera quebrarlo y volver. Volver a lo dulce de tu despertar; volver a tus brazos y no regresar. Me duele y te duele, ya no aguanto más, mi frío camino, tu frío final…

1 comentario:

Oier dijo...

Vaya, una historia triste con un frío final.

Si algo enseña el tiempo, es que al final las cosas ocurren por algun motivo y que cuando ocurren aunque al principio sea dificil o duro, despues de un tiempo se ve que era lo mejor.

un saludo ;)