lunes, 10 de noviembre de 2008

Ti amo da qui...alla finde del mondo...di nuovo qui... all infinito


Y entonces él la guió hasta aquel lugar sin soltarle la mano, para evitar que tropezará. Jamás había sido tan feliz como en aquel instante. Entendió que las mejores historias de amor siempre eran las más difíciles, y entendió que por fin había encontrado a la persona con la que compartiría el resto de sus días. Se permitió dos segundos más para observar su belleza en silencio; y después le destapó los ojos para que por primera vez viera las cosas tal y como eran...

No hay comentarios: