jueves, 27 de noviembre de 2008

Vol 1


Supongo que no fuiste más que un espejismo. Un leve atisbo, quizá, de lo que hubiera podido ser y nunca fue. Es curioso como a veces, algunas personas, se aferran a las cosas sin ser conscientes de su valor; sin saber, que al fin y al cabo, hay precios que no merecen ser pagados. Y sin embargo siguen ahí, frente al espejo, tratando de encontrar una salida alternativa a la puerta. Tratando de entender que ni el mismísimo techo que ven cada día antes de acostarse es infinito. Vol.2

No hay comentarios: