jueves, 27 de noviembre de 2008

Ceniza gastada


De repente te levantas un día, y te das cuenta de que has ido poco a poco llenándote el corazón de dinamita; de que si guardas silencio eres capaz de escuchar el tic-tac de la bomba de relojería que has encendido. Y tienes miedo; miedo de que pronto se agote el espacio; miedo de cometer un fallo que irremediablemente prenda fuego a la mecha; miedo de explotar y que tus sueños terminen por no ser más que un saco de ceniza...

Vol 1


Supongo que no fuiste más que un espejismo. Un leve atisbo, quizá, de lo que hubiera podido ser y nunca fue. Es curioso como a veces, algunas personas, se aferran a las cosas sin ser conscientes de su valor; sin saber, que al fin y al cabo, hay precios que no merecen ser pagados. Y sin embargo siguen ahí, frente al espejo, tratando de encontrar una salida alternativa a la puerta. Tratando de entender que ni el mismísimo techo que ven cada día antes de acostarse es infinito. Vol.2

La película. Vol 2


La vida de las personas es como una película con el guión a medio escribir. Existen personas, cuya vida resulta ser un thriller, un drama, un film de terror o incluso una comedia. Los hay que tienen la oportunidad de formar parte de una gran historia de amor, y los hay también que por desgracia, han de conformarse con interpretar una tragedia. Sin embargo, todos sabemos, que en nuestra mano está el poder de modificarlo todo.

En toda película hay personajes, y en la nuestra, somos los protagonistas. Después vienen los personajes secundarios y no por ello menos importantes; y una larga lista que nos conduce finalmente hasta los extras. Aquellos que por alguna razón forman parte, y que con el tiempo pueden ir cobrando una mayor relevancia.