viernes, 2 de enero de 2009

Pasado.


¿Por qué a los seres humanos nos cuesta tanto dejar el pasado atrás? A veces incluso tenemos todos los medios para seguir adelante y sin embargo no lo hacemos; no queremos hacerlo. No sé bien si es esperanza o desesperación lo que nos une con cadenas a ese pasado. Pero sea lo que sea, nos congela en el tiempo, evitando así que demos un paso más.

Hoy quisiera hablarte a ti, que vives del recuerdo. Que rememoras momentos pensando que por el simple hecho de haber sucedido volverán a hacerlo. Hoy quisiera hablarte a ti, que te engañas y engañas a los demás. Por favor, haz algo por ti y deja que los recuerdos se marchen.

Sé que es difícil. No soy de hielo. Lo sé. Pero no te hace ningún bien querer a alguien que no te corresponde. Lo tuyo es amor y obsesión. Lo suyo no es más que un pasatiempo. Y pareces feliz cuando estás a su lado, en esos pequeños momentos de duración determinada. ¿Pero de qué te sirve? ¿De qué te sirve permanecer luchando por alguien que mira hacia adelante y no te ve?

Utiliza tu fuerza de voluntad. Mira a tu alrededor. El mundo gira siguiendo un compás que tú no sigues. Ponte a su altura. Piensa en ti. Cierra la puerta y abre la ventana. Camina. Camina...

No hay comentarios: