martes, 10 de noviembre de 2009

Una de sueños...


Hoy he soñado contigo. Caminábamos en direcciones opuestas y vestías la sonrisa de siempre. La música acompasaba tus pasos, medidos, calculados. Yo adornaba mis pensamientos con uno de mis muchos vestidos. Temblaba, aunque mis manos estaban curiosamente ardiendo. Y sin embargo al cruzarnos apenas nos miramos. Éramos dos extraños atravesando carriles distintos. Como si jamás hubiésemos compartido nada. Como si nuestros corazones jamás hubiesen ido cogidos de la mano. Extraños, cuyas vidas crecían sobre tierras separadas. Hoy he soñado con alguien que se parecía a ti. Pero no eras tú. Y me ha alegrado despertar y saber que aún éramos amigos, a pesar de todo.

4 comentarios:

Take it easy! dijo...

¿Sorprendente verdad? Como alguien que en un momento de nuestras vidas era imprescindible... con el paso de unos pocos años puede convertirse en una hoja en blanco. Un desconocido con el que tenemos muchisimos recuerdos en común pero con el que ya no tenemos ningún tipo de conexión.

Algunas veces, por suerte, podemos salvar una bellisima amistad.

muakkksss

la oyente dijo...

Me alegro de que despertaras bien... a veces duele hacer el esfuerzo para no perderle después de todo lo que ha significado...
PD:me gusta la canción!!;)
Mua!!

Anónimo dijo...

A pesar de todo... me niego a creer que no eres tú.

Ye. dijo...

qué bonito blog tienes...:)