viernes, 21 de agosto de 2009

Prefiero.


Intento ordenar palabras. Me obligo a elaborar un guión. Presiono mis pensamientos para crear algo bello. Y todo para hacerte saber lo que siento. Pero no funciona. Yo prefiero dejarme llevar.

Prefiero decir que te quiero por la manera en que me haces reír y hablar sin descanso. Por tus ojos que me miran como si fuese el primer día de vacaciones. Por tus silencios que se quedan sin voz de tanto gritar. Por tus besos que jamás se cansan de mis labios. Por tu miedo a desencadenar las manos.

Prefiero decir que soy feliz sabiendo que existes. Que tu corazón se inclina para observarme. Que permaneces aquí. Que jamás te vas. Y que me quieres, aunque no lo digas.

No necesito un orden, ni un guión. Solo a ti.