sábado, 7 de noviembre de 2009

C'est fini


Lo cierto es que me quedé vacía. Gasté todas mis reservas, y ahora necesito tiempo para recuperarme. Por esa razón jamás podría darte lo que necesitas, aunque me esfuerce. Porque mi corazón está tan desgastado que no se le escucha. Porque me susurra mientras duermo, pidiéndome vacaciones. Porque sé que no eres tú, pero me niego a creerlo.

lunes, 2 de noviembre de 2009

Rabieta monumental.


Últimamente no sé qué me pasa. No soy capaz de escribir nada coherente. No soy capaz de vaciarme. Es como si sintiera que al traspasar mis sentimientos al papel, estos podrían mirarme de frente, y mostrarse como una verdad auténtica, imposible de esconder.

Y estoy profundamente cabreada en este instante por no poder arrancar la venda de mis ojos. Por encontrarme de nuevo en un callejón sin salida; observando todo lo que sucede a mi alrededor, dejando que me afecte; como un espectador que sufriendo al ver una película de terror es incapaz de presionar el botón de apagado del mando porque las ganas de conocer el final de la historia son más fuertes que su miedo.

Lo único que consigue calmarme en los momentos así es la melodía de un piano. No sé qué tiene, pero por unos segundos me hace olvidarme de mí misma, y de todo este desorden que me rodea. Hoy he elegido algo especial… Algo que me recuerda la razón por la que seguí escribiendo a pesar de todo.

Hoy os regalo música para soñar, para olvidar, para disfrutar…