martes, 8 de junio de 2010

Una historia que contar.


Tiene un pasado lleno de escombros. Un corazón en ruinas cubierto de polvo y antiguas fotografías. Tiene un cartel clavado al pecho que dice “en obras”, y un miedo terrible a enamorarse. No soporta mirar sus manos más de quince minutos. Las mismas que hace tan sólo dos meses dibujaban promesas en el vaho de los espejos. Ni tampoco soporta sentirse incapaz de desatar el nudo en su estómago. Tiene varias maletas vacías de instantes fugados. Un reloj que marca la hora exacta del derrumbe y un billete de avión que jamás llegó a usar, escondido bajo el colchón. No soporta coger el autobús. Los asientos están demasiado llenos de risas y caricias furtivas; silenciosas. Ni soporta caminar sabiendo que en cualquier momento el aire puede acabarse. Tiene un millón de recuerdos y una caja fuerte dónde guardarlos. Una llave y una historia que contar.

6 comentarios:

Arkady dijo...

Impresionante, aunque si llego a saber que despues oigo tu voz no lo leo.
Un saludo.
Me ha encantado

Nati dijo...

Precioso. Me ha encantado. Un saludo

Quimey dijo...

Ha sido extraordinario. Me ha encantado.
Gracias por esta historia.
Saludos.

Quimey dijo...

Hola de nuevo. Soy seguidora tuya. Me llamo Quimey.
Te invito a visitar uno de mis blogs porque tengo allí algo para ti: un premio.
Tu blog me ha impresionado gratamente.
http://unanovelaesunintento.blogspot.com
Por favor, no faltes. Solo tienes que recogerlo.
Y dárselo a 10 blogs amigos.
Bueno, te espero.
Saludos.

Mario dijo...

Joder, qué bueno... qué preciosidad... Me quedo en tu principio, en tu pasado lleno de escombros.
Suena a Sabina, sabe a Serrano... Bonita conjunción, aleación, o lo que sea que es...

Un abrazo.

Mario

Cristina dijo...

Lo leí hace tiempo y no te comenté nada, hoy he vuelto por aquí y al reencontrarlo he pensado q a lo mejor era el momento de decirte q es...

GENIAL!!

:D