martes, 9 de marzo de 2010

Es injusto


Hay canciones que transmiten. Canciones que llenan. Canciones que te hacen escribir sobre sentimientos que no te pertenecen. Canciones como ésta, que despiertan la inspiración.

Hoy, como tantas otras veces, no escribo sobre mis propios sentimientos, sino sobre lo que esta música me susurra al oído. Así que tranquilidad. Mi corazón se encuentra en estos momentos envuelto en una nube de felicidad; en el paque de atracciones, disfrutando al estar subido en la montaña rusa. A toda velocidad, pero con el cinturón puesto.

Espero que os guste tanto como a mí me ha gustado escribirlo.

Es injusto quererte y no verte. Desearte y no poder ni tocarte. Estar a dos pasos de ti y tener que esconderme. Como si fuera un delito mirarte. Como si al mantener mis ojos más de dos minutos sobre ti, fuera a desgastarte. Es injusto no poder siquiera acercarme. Sostener tu mano en la mía y besarte. Hasta que se acabe el mundo; hasta agotarte; hasta que el corazón se me salga del pecho de tanto amarte. Es injusto ir perdiéndote a cada paso; no tenerte. Se siente como un disparo al corazón, que en el momento justo termina atravesándote. Se siente como una lágrima resbalando por la garganta, ahogándote. Se siente como el peor de los sueños, despertándote un martes. Es injusto no poder olvidarte, y seguir aquí, ansiándote, pensándote, sufriéndote…