jueves, 13 de mayo de 2010

Quemando etapas.


Hoy no traigo poemas en los bolsillos, ni sentimientos resguardados de la lluvia bajo un paraguas. Hoy mi mente sólo puede alimentarse de esta etapa que termina; de este fin que va llegando tras cuatro largos e intensos años. Un momento en el que he pensado mil veces, y que me ha hecho experimentar todo tipo de sensaciones; desde la ilusión, pasando por el miedo, hasta llegar a la angustia. Un momento que llega tras miles de experiencias; nuevas amistades, horas sin dormir, fiestas hasta las tantas, amores de una noche, amores de verdad, viajes inolvidables y sonrisas, sobre todo muchas sonrisas.

Señoras y señores, ¡la niña se nos licencia!