lunes, 17 de mayo de 2010

Te imagino


Salgo a la calle con los ojos aún cerrados por el sueño pero te veo. Sonríes y mis pómulos comienzan a teñirse de fresa, para terminar con una media luna dibujada en mis labios. Paso por tu lado casi a cámara lenta y sin querer nuestras manos se rozan. Y es entonces cuando mis pies me llevan a ninguna parte. Ya no escucho nada más que mi pulso acelerado apretándome el pecho. No están ni el ruido de los coches rozando el asfalto; ni la música que me ambienta el camino. Simplemente puedo imaginarte robándome un beso. Secuestrándome las ganas de respirar en tu oído. Acariciando mis ojos con tus ojos mientras me regalas otra de tus pícaras sonrisas. Y te sigo imaginando aunque ya hace tiempo que viajo lejos de dónde estás. Te sigo imaginando aunque los días pasen y no me reencuentre con tus manos. Te sigo imaginado aunque parezca que no existes…