lunes, 30 de mayo de 2011

Ésta es la última vez.


No sé cuántas veces me dije a mí misma “ésta es la última vez”. La última vez que pensaría en ti al pasar junto a alguno de nuestros rincones secretos. La última vez que lloraría escondida entre las sábanas de mi cama para que nadie pudiese hacer preguntas que no tenía ganas de responder. La última vez que olvidaría la razón que me ha llevado a estar en este lugar. La última vez que sentiría un amor tan grande que me dejara sin respiración, que me nublara la vista, que me hiciese habitar en las nubes más inestables que haya conocido jamás.

Dije “ésta es la última vez” y nunca lo fue. Y me doy cuenta de la manera más tonta de que podemos esforzarnos tanto como queramos para hacer que el dolor que nos aprieta el corazón y que nos entrecorta el aliento desaparezca más deprisa, que éste sólo desaparecerá en su momento justo, cuando estemos preparados para afrontar que hay que volver a empezar. Que hay que seguir adelante.

A mí me asustaba imaginar un mundo en el que no estuvieras. Me asustaba ser capaz de vivir sin tus ojos mirándome fijamente en silencio. Me asustaba ser capaz de volver a sentir por alguien lo que un día sentí por ti. Me asustaba la idea de despertarme una mañana sin recordar tu cara. Me producía terror empezar de cero.

Los meses han pasado rápido. Tantas fueron las veces en que creí estar bien que llegué a creérmelo de verdad y a actuar como si todo a mi alrededor fuera un día de sol intenso en pleno invierno. Pero de vez en cuando un detalle, pequeñito, me devolvía a mi realidad. Y me perdía en un camino que yo misma había elegido recorrer. He sido víctima tanto tiempo de mis propias mentiras que me siento estúpida.

Y esta noche estoy aquí, frente a uno de esos detalles. Sin sentir absolutamente nada. Dándome cuenta de que lo que realmente necesito no es un clavo que saque otro clavo, ni un viaje que me lleve a no pensar. Dándome cuenta de que mi felicidad sólo reside en mí misma y no en ninguna otra persona.

Ésta es la última vez. Lo sé. La última vez que mis letras te viajan. Que mis canciones te suenan. Que mis manos te escriben.


16 comentarios:

Convers Azules dijo...

Impresionante Rumbi. Un texto de 10

Un beso!!

Silvia dijo...

Lo importante, más allá de si se logra que sea realmente esa "última vez", es tener claro los porqués y que nos traen a este momento. Puede que "la última vez" se repita, puede que tengas la necesidad de volver a escupir recuerdos y plasmarlos en letras, incluso si están huecos, lo importante es saber donde estamos y hacia donde nos dirigimos.

Muchos besitos ;)

raindrop dijo...

Aunque solo sea porque los minúsculos matices son irrepetibles, siempre es una última vez.
No nos bañamos dos veces en el mismo río, mientras sus aguas están corriendo. Cada instante es único.
Y aunque los momentos parezcan tan iguales, tan idénticos por los sentimientos que los invaden, la realidad es que en tu última vez ya no eras la misma a quien eras en tu penúltima vez.

Por eso nunca se acabarán ni las letras, ni las canciones, ni las manos.



besos :D
(gran post, me ha encantado)

Efraim Suárez dijo...

Me ha encatado la entrada... quizás porque yo también dije hace muy poco que sería la última vez ^^

Un beso!

Patricia dijo...

Me parece increíble identificarme tanto en lo que escribes. Creo que nunca llega esa última vez. Nada se borra, nada puede anularse. Hay que sentirse afortunados por haber vivido tan intensamente. Tal vez lo que venga no sea más intenso, ni más fuerte, pero tal vez sí más cómodo, estable y tranquilo. Lo malo de las pasiones es que son fuertes como el fuego, que a la vez que dan calor también consumen.

Me encanta leerte. Un beso.

Lo que no me callo.... dijo...

Me quedo tan absurdamente alucinada con lo que has escrito que no sé ni qué decir, porque parece que lo hubiera escrito yo. Es tan empático el sentimiento y lo escrito que me hace pensar que es verdad que en este mundo de mierda tenemos un "alma gemela" o alguien muy parecido a nosotros. Yo estoy mal, porque sé que no es la última vez cuando lo pienso incluso, y eso me hace sentir mal. Pero así es la vida, así somos los que somos así.
Muchos besos, yo sigo con mi rollo que me hace daño...
Espero que tú no lo hagas....

blog marlei dijo...

Este fin de semana, en la feria del libro, compré uno. Da igual de qué y para qué. Acabo de leer en él una cita.
Abro el portátil, pincho el reader de google y leo tu entrada.
Te dejo la cita.
"El éxito en la vida consiste en seguir siempre adelante".
Samuel Johnson.

Así que, Rumbi, pá lante¡¡¡
(aunque no sepa quién es Samuel Jonhson;)

Gran entrada.

Abrazs¡

Mario dijo...

No existe la última vez. O alguien me dijo eso, y eso también lo leí en alguna novela, y en esa novela hablaban de muchas cosas que adquirían cierto sentido cada vez que alguien se proponía algo y que ese algo no llegaba nunca. Una especie de algo anclado en el futuro. Y como tal, ahí quedaba, a las puertas de convertirse en algo tangible, en algo de verdad, en algo, al menos.

Me encanta leer tus últimas veces. Me encanta cómo narras, como describes y como arrastras hasta las sábanas literarias de tu cama a quien necesita un buen trago de literatura y realidad. O viceversa.

Un placer, como no podía ser de otra manera

Un abrazo

Mario

RuMBi dijo...

Converse azules, muchas gracias!! Un beso!!

Silvia, tienes razón, puede que se repita y vuelva a sentir la necesidad de escupir esos recuerdos y plasmarlos sobre un papel, pero nunca será igual que ahora. Algo ha cambiado y eso me está llevando a un lugar mejor!

Besitos!!!

RuMBi dijo...

raindrop, me encantan las cosas que dices. Nunca sabría expresarlo de un modo mejor, pero me reconozco en tus palabras. Cada instante es único, es cierto; y la última vez ya no era la misma que era en la penúltima, por eso mismo me siento tan bien al pensar que aunque sea poco a poco, vamos avanzando :)

Un abrazo enorme!!


Efraim, me alegro de que te haya encantado. Supongo que al fin y al cabo todos somos humanos, y sentimos de manera parecida ;)

Un bexit!!!

RuMBi dijo...

Patricia, no sé decirte si existe o no una auténtica última vez, pero si sé que muchas veces nos confundimos creyendo haberla encontrado. Con el tiempo olvidamos, dejamos atrás el dolor, los rencores y empezamos a recordar un poquito a qué sabe eso de vivir... Y en ello estoy en este momento, porque ya nada es ni remotamente parecido a lo que era.

No sabes cuanto me alegro de que te guste lo que escribo. Eso siempre llena :)

Un abrazo enorme!


Lo que no me callo... ¿Almas gemelas? Pff... a saber! jajaja, yo lo creo y lo dejo de creer por temporadas. Lo que sí tengo claro es que me he cansado de estar enfadada, de estar dolida. No pretendo seguir agarrada a algo que ya no tiene ningún sentido para mí. Y espero que hagas lo mismo, que no dejes que te hagan daño, que te quieras y que descubras que siempre hay algo que nos devuelve la sonrisa.

Un abrazo enorme!

RuMBi dijo...

Blog Marlei! Gracias por ese ánimo y optimismo que te caracteriza y que me regalas. Tiraré pa alante lo mejor que pueda y con una enorme sonrisa porque hace poco leí una frase en una furgoneta que me encantó y me alegró el día:

"Si algo puede salir bien, saldrá bien"

Así que con eso me quedo jajaja. Muchas gracias por pasarte.

Un bexit!


Mario, preciosas palabras las que me escribes siempre que visitas este blog. Te las agradezco de verdad, y que vuelvas. Me llena muchísimo saber que mis palabras llegan a alguna parte, un lugar desconocido.

Un abrazo enorme!

La oyente dijo...

Suena genial, preciosa.
Que bonito es ese momento en el que te das cuenta de que tú puedes...

¡Adelante!

RuMBi dijo...

Sí oyente, suena genial jajaja Ahora espero saber llevarlo bien a cabo... Prometo intentarlo con todas mis fuerzas! Muchas gracias por pasarte!

Un abrazo!!

Morganilla dijo...

que bueno es esto, jo, cuantas veces me ha pasado lo mismo...ejemle a pasado a una amiga!!!
se me eriza el vello leyendo esto!!!
un saludo

Alba dijo...

Me encantas! no sabes lo que estoy sintiendo al leer esto, es exacto palabra a palabara a lo que yo siento,todas tus entradas reflejan también mis sentimientos... Acabo de descubrir tu blog hoy y no voy a dejar de seguirlo! Mucha suerte y felicidad!!