martes, 17 de mayo de 2011

Pasando página.


No entiendo la manía que tenemos por aferrarnos con tanta fuerza al pasado. Algunas veces por nostalgia, otras por aburrimiento, nos da por releer palabras que un día fueron nuestras, viajar a través de fotografías, derramar una tímida lágrima mientras sujetamos con las manos un objeto que en su día fue el mayor tesoro jamás encontrado.

Nos preguntamos que habría sido de nosotros si hubiéramos elegido otro camino. Si nos hubiéramos arriesgado. Si no hubiéramos tenido miedo de decir te quiero. Si hubiéramos cogido ese avión para cumplir un sueño. Nos imaginamos una vida diferente a la que tenemos, recordando besos que no se dieron, besos que lo cambiaron todo, y besos que no fueron más que besos.

Nos aferramos a lo que fue y ya no es. A lo que nunca fue, bien porque no pudo o porque no quisimos. Y por momentos la curiosidad nos sorprende tratando de adivinar si cometimos un error, si aún estamos a tiempo; si ya no tiene sentido…

No entiendo la manía que tenemos de hacer las cosas tan difíciles. Como si nunca fuera suficiente con lo que tenemos. Como si no bastara con mirar a la persona en la que nos hemos convertido con profunda satisfacción.

Todo es más sencillo. Todo es más fácil. Jamás volveremos a ser quienes fuimos. Dijimos no porque en su momento quisimos decir no. Nos arriesgamos porque entonces nos parecía la locura más bonita del mundo. Elegimos ese camino porque entendimos que era el que debíamos seguir. Pasamos páginas y cerramos heridas por nuestro propio bien. No tiene sentido volver atrás, ni revisar las cicatrices para comprobar si están cerradas del todo.

Si bien es cierto que el pasado a veces vuelve a nosotros sin buscarlo. Y sentimos la tentación de abrazarlo, y de sentarnos a contar viejas historias. No podemos evitarlo. Se nos olvida que son viejas historias.

Pero al final comprendemos que cerrar la ventana nos protege del frío de madrugada. Observamos el hoy y nos sentimos grandes supervivientes. Hasta aquí hemos llegado. Hemos caído. Nos hemos levantado. Hemos seguido hacia delante. Hemos cambiado.

Yo por mi parte he comprendido que hace mucho que deje de vivir para pensar. Y como dice la canción “vivir es lo más bonito que tiene la vida”. Así que pienso cambiar el pensar por vivir y que sea lo que tenga que ser. Dejo atrás mi pasado, no me obsesiono con el futuro… Disfruto del presente.


Y un regalito:

8 comentarios:

Silvia dijo...

Mientras te leía pensaba... nunca pensé de esas forma.. nunca pensé en los te quiero q no llegué a decir, o en los abrazos que quedaron en el aire, En cambio si llegué a pensar en los momentos que no dije: basta!.

NO hay duda que si de repetir se pudiera lo haría distinto, por suerte el tiempo te brinda la distancia, tanto física como mental para ver sin cortinas de humo. Lo que una vez que grandioso hoy se traduce en recuerdos; pasado... ese que tenemos todos. Y por SUERTE lo aprendido queda con la ilusión de seguir adelante.

Aprender a pasar página..

Besitos!!!
Gracias por tu comentario de cocina xD
Muaks!

Magdalena Barreto dijo...

Me ha encantado tu post...me siento completamente identificada con tus palabras y estoy completamente de acuerdo con tus conclusiones. El movimiento se demuestra andando, y la vida está para vivirla. Yo también me aferré durante mucho tiempo al pasado, lo cual me tenía completamente inmovilizada de cara no sólo al futuro, sino aún peor, a vivir el presente.
Un beso fuerte

Convers Azules dijo...

Si no vivimos el presente, en un futuro, no recordaremos un bonito pasado ;)

Muy buena esta entrada Rumbi :D

Un beso!

raindrop dijo...

Quizás seamos como árboles, que bien ancladas en tierra sus raíces, apuntan sus ramas hacia el cielo.

Da lo mismo que nos paremos a pensar sobre lo que hicimos o no hicimos: no vamos a cambiar el pasado. Solo podemos aprender lecciones de él. Los científicos han demostrado que el cerebro activa las mismas áreas para rememorar el pasado que para visualizar el futuro. Solo tenemos el presente, lo demás simplemente no existe.

Me ha gustado mucho tu reflexión :D

besos

RuMBi dijo...

Silvia, cada uno se plantea cosas diferentes del pasado... Unos reflexionan sobre lo que hicieron y otros sobre lo que nunca llegaron a hacer. Yo no cambiaría nada del pasado... Aunque está claro que si me viera obligada a repetir hoy aquellos momentos, lo haría distinto, porque soy una persona distinta.

Como dices tú, lo aprendido queda con la ilusión de seguir adelante. Todos deberíamos saber cómo pasar página sin morir un poquito en el intento.

Bexits! Y de nada! Me encantó tu post de cocina! jajaja

RuMBi dijo...

Magdalena, gracias por tus palabras. Hay algo que has dicho que me gusta mucho: "El movimiento se demuestra andando. La vida está para vivirla". No hay mayor verdad que esa. Espero saber aplicarme bien el cuento jajaja

Un abrazo! Y a ser felices!

RuMBi dijo...

Converse azules, mucha razón, y me alegra que te haya gustado :)

Un abrazo!

Raindrop, hermosas palabras en tu comentario, y mucha verdad en cada una de ellas. "Sólo tenemos el presente. Lo demás no existe". Me la guardo, que me ha encantado jajaja

Muchas gracias por pasarte por aquí y un abrazo!

RuMBi dijo...

P.D: Para todos... En realidad es: "Vivir es lo más peligroso que tiene la vida", pero yo como soy súper happy le he cambiado la letra... Aunque así tampoco queda mal ¿no? :P