jueves, 7 de julio de 2011

Descolocas mi mundo.


Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto, cambiaron todas las preguntas (Mario Benedetti)


Tú descolocas mi mundo. Un instante eres la mar en calma en la que nado sintiéndome en paz, y al otro, provocas un tsunami que destruye hasta los cimientos de mis sueños. Me haces sonreír, pero no de la manera en que te ríes tras escuchar la historia más divertida, sino con esa ilusión de quien escucha algo que aunque ya sabía, le reafirma en su alegría. También me sacas de mis casillas, porque eres caprichoso e inconformista, odias que las cosas no sean como tú quieres y te enfadas, y me enfadas, y me haces dudar de mi cordura. Un instante nos entendemos a la perfección, como si nuestras mentes tuvieran algún tipo de conexión especial, y al otro parece que hablamos idiomas diferentes e incompatibles.

Tú descolocas mi mundo. Un mundo que está en obras y sólo permite entrar al personal autorizado. Pero te empeñas en pasar y revolucionarlo todo, y cuando no lo consigues te enfadas, y me enfadas. Un instante haces que todo parezca fácil y sencillo, y al otro consigues que mis miedos hagan de éste, un lugar mucho más difícil. Somos agua y aceite, pero también agua y jabón.

Tú descolocas mi mundo. Tal vez sea eso lo que me hace ver en ti un imposible. Tal vez sea eso lo que me convierta en una fugitiva.

10 comentarios:

YoFran dijo...

¡Me gusto!
No me parece extraño que nos atraiga aquello que permite que el mundo tome nuevas formas.
Al fin de cuentas la curiosidad por nuevas aventuras es lo que mueve el planeta.

raindrop dijo...

Qué contradictorios somos incluso cuando parecemos destinados a entendernos.
Pero es la propia materia de nuestro ser: la libertad tiene el sueño de ser la servidumbre de la entrega, a la vez que ese consentido sometimiento respira aires de completa libertad. Aunque esto acabe por descolocar el mundo...

Con qué exquisita elegancia arropas todos los pensamientos que compartes ^^


besos

Nguzo dijo...

De acuerdo con Mario, a mí siempre me están cambiando las malditas preguntas...

Y anda, niña, que no nos complicamos la vida,eh? Siempre buscamos la persona idónea, pero para darnos quehacer...ja ja ja (yo creo que es innato en el ser humano)

:-)

Carla dijo...

Precioso... ¿sabes? yo tambien he tenido esa sensacion, y aunque a veces te hunda, es lo mas maravilloso del mundo, disfrutalo! ^^
un abrazo grande:)

candela dijo...

A veces..., todo es complicado!

Vértigo dijo...

gran frase para comenzar una gran entrada.

Lo que no me callo.... dijo...

Yo como tantas veces, no sé qué decirte... Porque pareciera que me lees el pensamiento, pareciera que lo que escribes lo hubiera escrito yo de tanto como lo siento y empatizo con ello.
Por eso, te doy las gracias y te mando un saludo...

UnAngel dijo...

y quien quiere un mundo ordenado, perfecto, donde sólo queda sentarse y mirar.
Prefiero mi mundo mundano, revuelto, revoltoso, tropezando con mis sueños desordenados con lágrimas en la almohada, besos perdidos entre el sofá y sorbetes de sorpresa tras las esquinas.

S. dijo...

Buenas! Me ha gustado mucho tu "espacio", así que te sigo :)
Este blog aun no lo he empezado, pero puedes leerme en
http://aguaparachocolatte.blogspot.com/
un besito :)

Morganilla dijo...

A veces esta genial que nos descoloquen, que no sea todo tan lineal, que nos hagan plantearnos dudas y se nota todo mucho mas cuando se mueve de lugar...

Muy bonito todo...te robo la frase de Benedetti