jueves, 17 de febrero de 2011

Eres...


Eres mi punto débil. Mi hogar. El lugar al que vuelvo cuando mis viajes terminan. La voz que me empuja a seguir caminando con la cabeza alta. Los ojos que ven cuando mi vista se encuentra cansada.

Eres la canción que ameniza mis ratos a solas. El recuerdo que me hace sonreír sin venir a cuento. La historia preferida en las noches de insomnio. Los brazos cálidos que me abrigan cuando el frío me hace tiritar.

Eres el sueño al que siempre caigo rendida. El amanecer que me saluda cuando aún estoy adormilada. La cosquilla que se apodera de mi estómago en los momentos de nerviosismo absoluto. Los misterios que tanto me entretiene resolver.

Eres el instante que se queda grabado en mi cuerpo. El olor que trae una infinidad de imágenes a mi mente. La banda sonora perfecta en mis triunfos. Los fuegos artificiales en cada una de mis noches de feria.

Eres mi plato preferido del menú del día. El anuncio que me devuelve a la infancia que quedó atrás hace tantos años. La poesía que escribo cuando la inspiración me visita. Los milagros que a veces, sin esperarlos, ocurren.

Eres todas y cada una de esas cosas. Incluso más. Ahora sólo desearía ser lo mismo para ti.




Y una recomendación: http://palabrasyarena.blogspot.com/