sábado, 10 de septiembre de 2011

Quiero que seas mi septiembre.


Regálame un minuto, un suspiro, un momento.
Olvídate conmigo del reloj y los recuerdos.
Abraza junto a mí la incertidumbre de un deseo.
Saborea en tus labios el silencio de un te quiero.

Deshazte del reloj y vamos a parar el tiempo.
Que las horas se te escapen queriendo entre los dedos.
Ayúdame a romper las cadenas de mis miedos.
Viájame despacio pero sin echar el freno.


Quiero que seas mi septiembre. Mi vuelta al cole, mi final de verano. La brisa que me acaricia las mejillas cuando amanezco. El desayuno que me permite empezar el día con fuerza. Quiero que seas mi septiembre. Mis nuevos recuerdos, mi cuaderno en blanco. Los minutos que paso perdida en unos acordes mientras el metro llega. Y la voz que me indica que he llegado a mi destino. Quiero que seas mi septiembre. La sensación de calor en mis manos cuando sostengo la taza de cola-cao. La persona que me acompaña a arreglar el mundo por las tardes. La manta con la que escondo mis temores. Quiero que seas mi septiembre. Pero sobre todo quiero que tú quieras ser el calendario completo.

P.D: Siento mis ausencias, pero estoy adaptándome a una nueva etapa. Sigo aquí, para leeros, y para agradeceros que seáis parte de este camino.