viernes, 27 de enero de 2012

Al final del océano.



Llévate el invierno que habita en mí.
Necesito que seas el paraguas que me salva de esta tormenta.
Necesito que seques las gotas de lluvia que resbalan por mi cara.
Necesito que me abrigues el pecho con tus manos.
Trae para mí, otra vez, el sol de la primavera.


Por un segundo pensé que me ahogaba. El agua se abría paso a través de mi garganta y derribaba todo a su paso. Me estaba hundiendo y empapada, casi podía tocar con los dedos del pie la profundidad del océano. Y mientras descendía hasta la más clara oscuridad, se perdían a cada centímetro los sonidos que alguna vez me pertenecieron. Y mientras dejaba de respirar me daba cuenta de que no estaba esforzándome en nadar hacia la superficie. Me dejaba llevar por las corrientes marinas, tratando de llevarme hasta un límite que me hiciera reaccionar.

Dicen que cuando nos alejamos del mundo, ese que un día elegimos habitar, vemos pasar a través de nuestros ojos pedacitos de una vida que suponemos, era nuestra. Como pequeñas piedras que unidas conforman la armadura con la que luchamos hasta llegar hasta donde estamos en ese momento. Dicen, que al final, siempre encontramos razones para no desear marcharnos.

Yo te vi a ti. Te vi a ti, en cada roca, pequeña o grande; Te vi a ti, enseñándome a sonreír. Te vi a ti, enseñándome a apreciar el suelo que pisaba cada día. Te vi a ti, besando mis labios desde la más absoluta inocencia y el más profundo amor. Te vi a ti, uniendo nuestras manos para mostrarme un lugar para perderse, un lugar para soñar. Te vi a ti, llenándome de paz hasta el último resquicio de mi cuerpo. Te vi a ti, y encontré mis razones.

Por un segundo pensé que me ahogaba. Cerré los ojos. Saqué toda la fuerza que me quedaba y ascendí hasta alcanzar el aire. Y en un suspiro abrí los ojos. Tú estabas allí, como siempre, tendiéndome una toalla para secar de una vez toda mi tristeza.


8 comentarios:

raindrop dijo...

¡Qué precioso!
¿Cómo consigues escribir algo tan conmovedor?
Tu lugar para soñar también me envuelve a mí en cautivadoras ensoñaciones.
:)

besos

UnAngel dijo...

Cuando veo que publicas una nueva entrada mi corazón da un latido de más porque sabe que se va a encontrar cara a cara con la belleza.

Y es que consigues que sonría mientras leo, siempre sorprendido, los maravillosos sentimientos vertidos en este lugar en el que tan bien sueñas tu y tan a gusto soñamos quienes venimos a tu vera, pues leyéndote me he hundido contigo, y contigo he ascendido a respirar a bocanadas la belleza que eres capaz de crear Rumbi.

Simplemente eres maravillosa.

Un beso.

Mario dijo...

Hay una canción de Marwan en la que asesina al hombre del tiempo por llevarse el verano. Otra en la que le roba al cielo el invierno. Y hoy, tras leerte, tras agradecerte en silencio tu texto, no hago otra cosa que querer un concierto de ese cantautor amigo de otros amigos míos que le dan a la guitarra con poca pena y mucha gloria.

En fin, que me enrollo mucho, que poco consigo sintetizar... que me gustaría decirte que me gusta, siempre, cada palabra en cada entrada nueva. Que tienes algo, algo que deberías cultivar... algo que engancha, que invita, que alumbra... que enciende... que indica... Y eso, como deberías saber, es bueno.

Gracias por acercarme a tu mundo.

Un abrazo, de domingo, de invierno impío...

Mario

Prim Secret dijo...

En mi blog hay un estupendo sorteo de alta cosmética
de la firma ATACHE, me encantaria que participases
en él.
Bsos wapa!!!!!

La oyente dijo...

:)

candela dijo...

:)

Besos

UnAngel dijo...

Vuelvo de nuevo a leerte, porque me encanta esa belleza que me envuelve al leerte, como el alba que precede a una mañana de abril, limpia, plena, cuando la luz gana el pulso a la oscuridad y la certeza de un día maravilloso eriza cada poro de tu piel.

Y es que, como bien dice mi querido Mario, tienes algo. Si, lo tienes, eres especial, que jamás nadie te diga lo contrario; puedes ver con claridad con los ojos del alma, y, además, maravillosamente, eres capaz de transmitirlo.

Si, eres especial, y me encanta.

Un beso.

La oyente dijo...

Te echo de menos,
echo de menos tus letras...

muak..