domingo, 29 de septiembre de 2013

La vie en rose.




No puedo respirar si tú me miras. No puedo pensar. No puedo caminar. No puedo moverme. Simplemente no puedo ser. 

Tú paralizas mi corazón. Y cada vez que te miro puedo sentirlo. Sentir las ganas de salir corriendo hacia ti y sostener tu mano. Sentir el ansia de regalarte un beso silencioso, que nadie más sea capaz de percibir. Sentir el amor fluyendo como la sangre a través de mis venas.

Es curioso como un instante puede cambiarnos la vida. Una mirada, una sonrisa, un simple gesto. Y de repente estás viviendo como nunca lo hiciste. ¿Conoces la auténtica felicidad? ¿Esa que aportan los pequeños detalles tan simples que son enormes? 

Eso es lo que tú me has dado. Auténtica felicidad. Sin miedos. Sin secretos. Sin fin.



7 comentarios:

Cris dijo...

Rumbi!! se te echaba del menos por este mundo bloggero!
Qué bien volver a leerte!
Disfruta muchísimo de esa felicidad
Un abrazo!

Vértigo dijo...

como dice Cris... te echábamos de menos!

laoyente dijo...

Que ganas de leerte, y que ganas de saber de ti!!! Que bueno sentir esa felicidad tan enorme.. Suerte, valiente;)

emiliano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
M :) dijo...

Hola soy M:D me encanto la entrada!!!!
te dejo mi blog por si quieres pasarte, soy nueva en esto por lo que hay pocas!! gracias!!
myysecrethideaway.blogspot.com

UnAngel dijo...

Sólo sin red podemos cruzar el abismo. Sólo sin red podemos volar.

Quien guste de guardar la ropa que se quede vigilandola en la orilla, que yo surcaré los mares en libertad.

Un beso Rumbi. Me gusta verte en tu Septiembre.

Carla dijo...

Me encanta!